?
SHISEIDO

“Por fin mi piel refleja la edad que siento”

Para que nuestra piel vuelva a ser el espejo de la edad que sentimos, Shiseido ha recurrido a la neurocosmética y ha creado la nueva línea antiarrugas Benefiance Wrinkle Smoothing

Content Factory | Fotografía: Lazarina

TU PIEL Y TUS EMOCIONES, CONECTADAS

Dos lectoras de MujerHoy nos cuentan sus impresiones tras probar Benefiance Wrinkle Smoothing, la nueva innovación antiedad de Shiseido

Encontrar una crema antiarrugas que de verdad sea eficaz en ocasiones es como ir en busca del Santo Grial, una aventura que nos puede llevar tiempo y generar alguna que otra frustración. Por eso cuando la encontramos sabemos que es ella. Así nos lo reconocieron Esther Vélez y Elisa Sánchez, dos lectoras de MujerHoy que han tenido la oportunidad de probar durante un mes Benefiance Wrinkle Smoothing, la nueva crema antiedad de Shiseido. ¿Su veredicto?  “Por fin mi piel refleja la edad que siento”, afirmó Esther.

La piel, reflejo de emociones

Es muy importante que un producto antiedad esté a la altura de nuestras expectativas, pero ¿qué buscamos realmente las mujeres en un tratamiento facial de este tipo? Si preguntamos a nuestro alrededor, la desaparición de las líneas de expresión, la hidratación y, en definitiva, conseguir un aspecto más joven serán tres de las respuestas habituales, pero el aroma de los cosméticos también se valora, al igual que su textura. Por eso con Benefiance Wrinkle Smoothing la experiencia de confort empieza mucho antes. En concreto, desde el mismo instante en que abrimos el bote. “Me ha parecido fantástica tanto su textura, muy rica y sedosa, como su aroma, sutil, suave y elegante, y no todas las cremas superan esa fase”, manifiesta Esther. “Esta crema se disuelve bien y al aplicarla se nota la sensación de respirar profundamente”.

“Su textura es rica y sedosa y su aroma, sutil, suave y elegante”

Esther

Respirar profundamente, conectar cuerpo y mente. Dos cosas que a veces, por insólito que parezca, se nos olvidan. Nuestra piel y nuestro cerebro están conectados, pero los quehaceres diarios o el mismo paso del tiempo pueden hacer que esas conexiones se deterioren -y eso que son 800.000 los receptores sensoriales que se dedican a ello- y, por tanto, nuestra piel deje de responder a los tratamientos y se vuelva más frágil y vulnerable  Para restaurar esa conexión y que nuestra piel vuelva a ser el espejo de la edad que sentimos, Shiseido  ha recurrido para crear Benefiance Wrinkle Smoothing a la neurocosmética.

avanti
indietro

Esta crema, recomendada para mujeres de entre 35 y 45 años que estén preocupadas por las arrugas, la sequedad y la pérdida de elasticidad en la piel del rostro, estimula el sistema nervioso para garantizar que nuestra piel responda de manera óptima y bloqueando la aparición de nuevas líneas de expresión. Así, los resultados son más visibles y más rápidos: en solo dos semanas se percibe una piel más lisa, redensificada y sin arrugas.

En dos semanas, una piel más lisa, redensificada y sin arrugas

Tu piel refleja la edad que sientes

“He notado la piel mucho más hidratada, más fresca y, si se puede decir, un poco más joven”, confiesa Elisa. “Además, una de las cosas que más me ha gustado es la alegría que me ha dado ponérmela por la noche. Su textura me encanta”, completa. Y esa sensación no es algo extraño: un estudio realizado por la firma japonesa concluyó que las emociones que experimentamos cuando nos aplicamos un cosmético con textura y aroma agradable como Benefiance Wrinkle Smoothing son similares a las que sentimos cuando nos enamoramos.

Benefiance Wrinkle Smoothing está formulada con ingredientes activos antienvejecimiento de vanguardia, cuya eficacia se basa en la tecnología de segunda generación ReNeura Technology + TM, que sirve para estimular mecánicamente los receptores sensoriales para que sean más receptivos al tratamiento y acelerar el proceso de autorenovación de la piel.

Para crear este tratamiento antiarrugas Shiseido ha hecho alarde de sus raíces japonesas y ha utilizado algunos de los ingredientes esenciales de la tradición nipona. Por ejemplo, la planta medicinal Ashitaba o el complejo KOMBU-Bounce, formado por tres algas japonesas que ayudan a normalizar el proceso de renovación de la piel y a estimular la producción de ácido hialurónico epidermal.

De este modo, el resultado es una piel más suave, lisa y firme en solo dos semanas. “Al cabo de unos días de aplicación vas notando cómo tu piel va mejorando en frescura, en brillo, en hidratación…”, afirma Esther, quien asegura que, además, ha mejorado la percepción sobre sí misma. 

“En definitiva, a medida que utilizas Benefiance Wrinkle Smoothing se va reflejando en tu rostro la edad que sientes por dentro”, resume. Objetivo conseguido: al fin una crema que nos deja libres de signos de envejecimiento y, por tanto, libres de edad.