?

Contenido desarrollado para

Así afectan las pantallas a los más pequeños

Los niños nacen, crecen, reproducen un montón de vídeos en los dispositivos electrónicos, y se olvidan de jugar. La campaña Screen Pollution de Multiópticas pone el foco en el uso excesivo de las pantallas por parte de los más pequeños

Laura Fortuño

Compartir

Cambiaría, si pudiera, toda mi tecnología por una tarde con Sócrates». Tiene todavía más miga este deseo si tenemos en cuenta que su autor no es otro sino el genio informático y cofundador de Apple, Steve Jobs. Aunque quienes conozcan su historia no se mostrarán sorprendidos: tanto él como Bill Gates decidieron criar sin tecnología a sus hijos. De hecho, el cofundador de Microsoft nunca ha ocultado que sus vástagos tuvieron su primer móvil cuando cumplieron 14 años. Y es que pocos como estos dos magnates informáticos conocían de primera mano los nocivos efectos de la adicción a las pantallas.

Siguiendo esta filosofía nace el concepto de ‘Screen Pollution’, con el que Multiópticas, la compañía líder en el sector óptico de España, quiere aludir a un consumo excesivo de las pantallas y ofrecer su tecnología puntera para reducir al máximo los problemas oculares que esto puede ocasionar, especialmente en el caso de los niños, por estar en pleno desarrollo.

Algunos datos alarmantes

Los niños menores de cinco años pasan una media de 1,5 horas al día delante de una pantalla. Una cifra que alarma todavía más si tenemos en cuenta que esto supone que están delante de una pantalla alrededor de 23 días al año. Estos datos, obtenidos gracias a un estudio realizado por Multiópticas, contradicen además las últimas recomendaciones sanitarias.

Tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la Academia Americana de Pediatría (AAP) aseguran que los bebés no deben interactuar con ninguna pantalla hasta al menos los dos años de edad.

En el caso de los niños entre dos y cuatro años lo aconsejable sería que no permanecieran frente a las pantallas más de una hora al día.

Los menores de 5 años están 1,5 horas delante de las pantallas

La plataforma de padres y madres de Empantallados colabora con Multiópticas por la concienciación acerca de la importancia de un correcto uso de las nuevas tecnologías y asegura que los hábitos saludables se adquieren durante los primeros años, alentando así a los progenitores a «no utilizar los teléfonos como un apaga-niños». Sin embargo, uno de cada tres niños pasan cuatro horas al día con dispositivos electrónicos y los adolescentes de entre 12 y 17 años dedican de media esa misma cantidad de tiempo, lo que supone una permanencia frente a la pantalla de dos meses al año.

1 de cada 3 niños está 4 horas al día interactuando con dispositivos electrónicos

Además no siempre tienen que pedir prestado el teléfono móvil a sus padres. En España casi un 73% de los menores de 12 años tiene su propio móvil. Los niños suelen recibir su primer smartphone a la edad de nueve años. Algo que los expertos recomiendan que no ocurra antes de los 14 años.

Los adolescentes pasan una media de 4 horas diarias delante de las pantallas.

Consecuencias del ‘Screen Pollution’ en los niños

Los niños tienen su propio teléfono a los 9 años

«Lo que de verdad tenemos que hacer es que los niños vuelvan a jugar», plantea la doctora Juana Willumsen, responsable en la OMS de obesidad infantil y actividad física para niños. Pero la tendencia es hacerlo con mandos en lugar de pelotas: hay unos 40 millones de niños menores de cinco años en el todo el mundo con sobrepeso, lo que supone el 5,9% de la población infantil. En los últimos 40 años, la obesidad entre niños y jóvenes de cinco a 19 años se ha multiplicado por 10.

El sedentarismo es, según la OMS, «un factor de riesgo principal para la mortalidad», por lo que anima a que los niños de entre uno y cuatro años pasen al menos tres horas al día realizando juegos físicos.

El insomnio tecnológico es otro de los efectos sobre la salud infantil. Los niños y adolescentes pueden tener problemas para conciliar el sueño por diversos motivos, pero una incorrecta rutina previa, alertan los psicólogos, suele ser la razón más extendida. Lo ideal sería que no estuvieran expuestos a ninguna pantalla durante las tres o cuatro horas anteriores a ir a la cama. La razón es que la luz azul que emiten los aparatos electrónicos impide la producción de melatonina, la hormona encargada de regular el ciclo del sueño, engañando así al cerebro y haciéndole creer que todavía es de día. Para evitarlo y como muestra de su compromiso por la salud ocular de toda la población, las lentes de Multiópticas cuentan con el sistema Blue UV Capture, que bloquea hasta un 20% de esta luz azul dañina y al mismo tiempo protege frente a la luz UV.

Otra de las consecuencias del ‘Screen Pollution’ está relacionada con los problemas de visión. El uso prolongado de pantallas produce en los niños dolor de cabeza, lagrimeo e irritación de los ojos. «Estar tan cerca de las pantallas no es bueno para nadie, pero para un niño menos, porque se está desarrollando y el ser humano es sabio y adapta su visión hacia una miopía para poder ver mejor de cerca», asegura la vicedecana de la Facultad de Optometría de Terrasa, Mireia Pacheco.

Los niños deberían revisarse la vista por primera vez a los 3 años, recomiendan los oftalmólogos

El 30% de los niños menores de ocho años utiliza el teléfono móvil a diario. Un dato que, según el estudio de Multiópticas, preocupa y mucho a los padres. De hecho, nueve de cada 10 padres (93%) consideran que sus hijos podrían llegar a tener problemas de visión si siguen invirtiendo tanto tiempo delante de las pantallas. Tanto es así que se estima, según datos del Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas, que a lo largo de este año la miopía perjudicará a un tercio de los adolescentes.

La miopía afectará al 33% de los adolescentes españoles en 2020

Todo depende del cristal con el que se mire

A pesar de estos impactos en la salud infantil, la realidad es que los niños crecen en un ambiente digital. Algo que inquieta y con razón a los padres: según el estudio de Multiópticas, el 88% de los progenitores muestra preocupación por el tiempo que pasan sus hijos frente a una pantalla y nueve de cada 10 cree que estos podrían tener problemas de visión si siguen invirtiendo tanto tiempo en el uso de dispositivos electrónicos.

El 88% de los padres se preocupa por el tiempo que sus hijos pasan con las pantallas

¿Tan alarmante es la situación? Pues como en todo, lo cierto es que depende del cristal con el que se mire, y en este caso y con el objetivo de proteger la salud ocular, Multiópticas ha desarrollado un nuevo tratamiento para sus lentes, iBestlayt Technology, que previene la fatiga y el estrés visual derivados de la elevada exposición a la luz azul de los dispositivos, reduce el brillo y mejora el contraste. Este sistema puede aplicarse a cualquiera de las gafas graduadas y las mó digital (gafas de lectura) lo llevan incorporado.

iBeslayt

Filtro protector aplicado a la lente

iBeslayt Advance

Tratamiento en masa. La lente lleva un polímero que realiza la absorción

iBeslayt Élite

Doble protección, en masa y en filtro

MÓ DIGITAL

Nuestras gafas de lectura cuentan con esta tecnología incorporada, lo que garantiza una mayor prevención y cuidado de nuestra vista

I-MULTILENS

Las lentillas iMultilens de reemplazo mensual de uso diario son ideales para usuarios de pantallas digitales

Además, la compañía óptica, que cuenta con más de 40 años de experiencia, también apuesta por la concienciación y la sensibilización, por eso ha difundido unas recomendaciones para hacer un uso responsable de las pantallas y reducir los posibles efectos nocivos en la salud ocular de los más pequeños, como que los padres den ejemplo y se dirijan a los hijos sin estar utilizando el teléfono al mismo tiempo, hacer un uso equilibrado de la tecnología en la familia, fijar un día a la semana sin pantallas, o añadir el filtro de luz azul en el caso de que los pequeños lleven lentes graduadas. Unas pautas sencillas con unos beneficios incalculables.

¿Tan alarmante es la situación? Pues como en todo, lo cierto es que depende del cristal con el que se mire, y en este caso y con el objetivo de proteger la salud ocular, Multiópticas ha desarrollado un nuevo tratamiento para sus lentes, iBestlayt Technology, que previene la fatiga y el estrés visual derivados de la elevada exposición a la luz azul de los dispositivos, reduce el brillo y mejora el contraste. El tratamiento iBeslayt Advance lleva un polímero en lente que realiza la absorción de la luz azul de las pantallas, mientras que iBeslayt Élite suma las dos tecnologías anteriores proporcionando un tratamiento en masa y filtro.

Esta tecnología puede aplicarse a cualquiera de las gafas graduadas y las mó digital (gafas de lectura) lo llevan incorparda, lo que garantiza una mayor prevención y cuidado de la vista. Además, las lentillas I-Multinlens, de reemplazo mensual y uso diario, están hechas de hidrogel de silicona. Un material que ayuda a que transpiren mejor, lo que permite una visión más relajada ideal para usuarios de pantallas digitales.

Créditos

Redacción: Laura Fortuño

Ilustraciones: Sofía Sisqués

Diseño: Alessandro Marra

Front-end: Saúl Fernández

Compartir

Este contenido ha sido desarrollado por Content Factory, la unidad de contenidos de marca de Vocento, con Multiópticas. En su elaboración no ha intervenido la redacción de este medio.

Contenido desarrollado para

MULTIÓPTICAS

Así afectan las pantallas a los más pequeños

Los niños nacen, crecen, reproducen un montón de vídeos en los dispositivos electrónicos, y se olvidan de jugar. La campaña Screen Pollution de Multiópticas pone el foco en el uso excesivo de las pantallas por parte de los más pequeños