?

Contenido para

con la colaboración de

CARNES CON ESTILO

Tradición y sabor en el mismo plato

Hay muchas clases de carne, pero solo una carne con clase: la que tiene el sello de Indicación Geográfica Protegida y de origen europeo. Es el caso de las IGP Ternera Gallega y Ternasco de Aragón, dos productos exquisitos capaces de complacer a los comensales más exigentes.

Laura Fortuño

Compartir

El sello IGP, avalado por la Unión Europea, garantiza la autenticidad del Ternasco de Aragón y Ternera Gallega. Son las primeras carnes frescas de España reconocidas con una Indicación Geográfica Protegida.

La moda pasa, solo el estilo permanece». Lo más probable es que la diseñadora Coco Chanel no estuviera pensando en gastronomía cuando pronunció su famosa frase, pero ese don innato que todos soñamos con poseer, el estilo, no solamente se aprecia en la moda, el arte, la arquitectura, la música o la literatura. El estilo también se puede desprender de un entrecot a la plancha con verduras al tomillo o de unas milhojas de filete fino de ternasco con vinagreta de nueces. Pero sonar así de bien no es suficiente: para que sea genuino, el estilo tiene que tener algo que lo haga único, auténtico, inconfundible. Ahora sabemos que ese algo tiene nombre propio: IGP, Indicación Geográfica Protegida.

Azul, amarillo y de forma circular. Así es el sello que te chiva de manera visual que tienes ante ti un producto con una jugosidad, un sabor y una terneza incomparables, y que además es el resultado de un estilo de entender la ganadería que respeta el entorno donde viven los animales. El sello de Indicación Geográfica Protegida avala la calidad alimentaria y su trazabilidad; esto es, podemos rastrear los pasos que un alimento ha seguido desde su origen, algo clave para mantener la seguridad alimentaria en todas las etapas de los alimentos.

CARNES A TU ESTILO

Y no solo comparten historia y valores. Las IGP Ternasco de Aragón y Ternera Gallega también son muy parecidas desde el punto de vista culinario por su jugosidad y excelente sabor.

Asada, a la plancha, estofada, a la parrilla o empanada. Hay multitud de formas de preparar Ternera Gallega, una de las mejores carnes de vacuno europeas, y todas acaban resultando un capricho inigualable para el paladar. Se trata de una carne procedente de animales jóvenes cuya alimentación se basa en productos exclusivamente de origen vegetal y en el aprovechamiento de los recursos forrajeros de las ganaderías tradicionales de Galicia. La carne de la IGP Ternera Gallega se identifica fácilmente en el punto de venta gracias a sus etiquetas y contraetiquetas características: junto al sello de Indicación Geográfica Protegida aparece un logotipo con una T que evoca la cabeza de un ternero.

Por su parte, los amantes del cordero encontrarán en la IGP Ternasco de Aragón un producto de un gusto exquisito, suave y homogéneo, que lo diferencia de otras carnes. La crianza del ternasco favorece la economía rural aragonesa y su cultura, y el pastoreo contribuye a la preservación del medioambiente porque «mitiga el cambio climático en la medida en que favorece la incorporación de carbono en el suelo y minimiza las emisiones a través de la reducción del riesgo de incendios», asegura la catedrática del Departamento de Producción Vegetal y Proyectos de Ingeniería de la Universidad de Santiago de Compostela, María Rosa Mosquera. La IGP Ternasco de Aragón, tierna, sabrosa y saludable, se presenta a los consumidores identificada mediante un sello rojo impreso directamente en la carne con las siglas “TA” o el logotipo adhesivo en el caso de las bandejas preparadas.

Las dos IGP son las carnes más representativas en la comercialización de vacuno y cordero recental en España.

El estilo, ¿nace o se hace?

Es la pregunta del millón, pero en el caso de las IGP Ternera Gallega y Ternasco de Aragón, podemos decir que es una combinación de los dos factores. Ahora nos queda por saber lo más importante: dónde nace y cómo se hace.

Las ganaderías de vacuno en Galicia y de ovino en Aragón son los motores de su economía rural desde hace siglos, manteniendo la población y preservando el medio natural. Desarrollan su actividad en sintonía con la naturaleza porque ayudan a conservar la biodiversidad del suelo. Esta es una de las características diferenciales de las IGP Ternera Gallega y Ternasco de Aragón: el estilo de crianza de sus ganaderos, que siguen sistemas de manejo tradicionales y sostenibles con el medioambiente.

Hay más de 300 municipios que producen IGP Ternasco de Aragón. La IGP Ternera Gallega cuenta con más de 8.000 ganaderías en toda Galicia, lo que se traduce en un entorno rural vivo.

El cuidado de los animales se trabaja con dedicación desde su nacimiento y crianza, hasta su alimentación y bienestar. Todo un esfuerzo humano que permite asegurar que las IGP Ternera Gallega y Ternasco de Aragón están sometidas a unos rigurosos controles de calidad que garantizan como resultado una carne excepcional.

Un estilo propio

Casi un 22 % de la población considera imprescindible conocer el origen de los productos que consume. Así lo asegura el estudio “Buceando en las tendencias alimentarias de los españoles” del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Y precisamente es una de las misiones de los Consejos Reguladores de las Indicaciones Geográficas Protegidas: avalar la procedencia de los productos que amparan. Así, siete de cada diez españoles prefieren las frutas, verduras y carnes de origen español, según el informe “Marcas globales vs. marcas locales” elaborado por la consultora Nielsen, donde también se deduce que el 61% de los consumidores considera que comprando productos nacionales se apoya a las empresas locales.

Los consumidores españoles asocian los conceptos de calidad y origen a los artículos que lucen el sello IGP. También los vinculan a aspectos tan importantes como el sabor, la frescura o que están sometidos a un cuidadoso modo de crianza, según una encuesta elaborada por la consultora GFK entre consumidores de carne fresca. Y es que una IGP más que un sello con estilo, es un estilo de vida.

La carne avalada por la IGP Ternera Gallega se caracteriza por su terneza y jugosidad, con un sabor exquisito y múltiples opciones culinarias.

Tipos de cortes y opciones de cocinado

Tanto el Ternasco de Aragón como la Ternera Gallega son carnes muy versátiles a la hora de cocinarlas: podemos prepararlas al gusto de cada uno en sus versiones más clásicas o más vanguardistas. Por ejemplo, junto a las piezas más tradicionales, como la paletilla, el costillar o la pierna, podemos encontrar la IGP Ternasco de Aragón en nuevos cortes como el tournedó, el filete de pierna, los collares, los churrasquitos, el churrasco o el filete de carrillón.

En el caso de la Ternera Gallega, a los más conocidos como el solomillo, la babilla, el entrecot, la tapa, la aguja o los morcillos, se le unen cortes alternativos como el filete de vacío, la bavette, el filetón de culata de contra o de llana. Existen tantas opciones como gustos.

Dos recetas con estilo sencillas y exquisitas

Tournedós de IGP Ternasco de Aragón a la mostaza con patata rota

Medallones de IGP Ternera Gallega a la sartén con judías verdes y almendras

Compartir

Este contenido ha sido desarrollado por Content Factory, la unidad de contenidos de marca de Vocento, con IGP Ternasco de Aragón y Ternera Gallega. En su elaboración no ha intervenido la redacción de este medio.

Contenido desarrollado para

CARNES CON ESTILO

Tradición y sabor en el mismo plato

Hay muchas clases de carne, pero solo una carne con clase: la que tiene el sello de Indicación Geográfica Protegida y de origen europeo. Es el caso de las IGP Ternera Gallega y Ternasco de Aragón, dos productos exquisitos capaces de complacer a los comensales más exigentes.