La alfombra no fue roja sino blanca, pero su función de acoger los modelitos más destacados de las estrellas del mundo de la música fue la misma.

Menos atrevidas que otras veces, las famosas optaron en su mayoría por el negro como color de la noche. Éste fue el caso de Nicole Kidman, Selena Gómez, Beyoncé, Kylie Minogue y Fergie, todas con diferentes diseños en color negro. 

Más llamativas estuvieron Ke$ha o Mary J Blige, presumiendo de su particular estilo imposible, o Kelly Rowland, que presumió de piernas con un mini vestido ajustado en color fucsia.