Repasamos las imágenes más curiosas del pasado fin de semana en el Festival de Cine de Cannes.

El 'glamour' de Cannes no entiende ni de fines de semana ni de descansos. El Festival siguió dando muestra de que es una de las citas con más purpurina del mundo 'celebrity'. Y si no, que se lo pregunten a Pete Doherty que, haciendo gala de esa imagen de chico rebelde, se metió entre pecho y espalda una copita de vino en plena alfombra roja.

Sean Penn prefirió acompañar la bebida de algo más sólido e invito a Petra Nemcova a una cena romántica en lo que parece una reconquista en toda regla. La pareja, que ya mantuvo un breve noviazgo en febrero de 2008, puede estar dándose una nueva oportunidad. Solo así se explica que Sean la paseará por la alfombra roja de Cannes.

Paris Hilton prefirió ir en solitario. Eso sí, con un bolso lo suficientemente grande como para poder meter todas sus compras. Con un 'look' a caballo entre el incógnito y quien quiere disimular unas ojeras de haber pasado una fiesta de aupa por la noche, aprovechó su visita a la localidad francesa para renovar su fondo de joyero.

Más esperpéntica fue la imagen de Keith Lemon enseñando su trasero metido en una piscina. Por no herir la susceptibilidad de nadie, hemos preferido mostrar esta más amable en la que, aunque esté vestido como un mamarracho, por lo menos la modelo Kelly Brook hace más agradable la estampa.

Sin duda la presentación más divertida de todas las que se han visto fue la de 'Magascar 3', que reunió a Ben Stiller, David Schwimmer, Jada Pinkett -que ha acampado en el Festival de Cine y parece que no se irá hasta que este concluya- y Jessica Chastain.

La familia real monegasca tuvo en Carlota de Mónaco a su representante. Y tampoco desaporvecharon la oportunidad de lucir cuerpos serranos Natasha Poly, Diane Kruger -miembro del jurado de este año y que va todo el día de un sarao a otro- y Mia Wasikowska, por poner algunos ejemplos de mujeronas.

Ni siquiera las inclemencias meteorológicas consiguieron echar por tierra el desfile de 'glamour'. Que llueve, pues se saca el paragüas. No es muy glamuroso, pero menos aún lo es acabar empapado hasta la ropa interior por culpa de un puñado de nubes inoportunas.

¡Síguenos en Twitter: @hoy_corazon!