Todos nos hemos quedado con las ganas de ver pasear sobre la alfombra roja de Cannes a Carla Bruni. Y es que, a pesar de ser una de las estrellas de la última película de Woody Allen "Midnight in París" y de haber mostrado su entusiasmo por poder acudir al Festival Internacional de Cine, la Primera Dama francesa no acudió al estreno por "motivos personales". Las malas lenguas le echan la culpa a su posible embarazo que, sin embargo, no le habría impedido acudir a la televisión francesa.

Y es que en la pequeña pantalla gala sí que se convirtió en una estrella. Complicidad con la cámara, dominio de los micros... y una pasmosa capacidad para evitar temas "incómodos". Entrevistada en el telediario del mediodía de TF-1 por Jean-Pierre Pernaut, madame Sarkozy no confirmó ni desmintió los rumores de embarazo que planean sobre ella desde finales de abril.

A pesar de los intentos de Pernaut por conseguir la exclusiva, Carla Bruni supo torear con gracia al veterano periodista. Éste le espetó un "sé que no le gusta hablar de su vida privada, pero sólo quería felicitarla". Ella, sin perder la sonrisa, buscó el camino fácil y contestó "gracias, yo a usted también". Y hasta ahí, su posible embarazo que, sin duda, sería una de las noticias del año en Francia.



De lo que sí habló la Primera Dama fue de su Fundación, que se encarga de ayudar a los jovenes más desfavorecidos del país, y de su próximo disco, cuyo lanzamiento se retrasa al próximo año.