Cristiano Ronaldo acudió con sus amigos, pero no con Irina Shayk, al Masters 1000 de tenis de Madrid a pasar el mal trago de la eliminación europea. El delantero del Real Madrid intentó poner al mal tiempo buena cara, pero se quedó en eso, en un intento. Al menos vio ganar a Rafa Nadal.


Que Cristiano Ronaldo no está para bromas lo demuestra su actitud durante el partido que enfrentó a Rafa Nadal contra Marcos Baghdatis en el Masters 1000 de Madrid.

El portugués acudió, un día después de la eliminación europea del Madrid a cargo del FC Barcelona, a la Caja Mágica para distraer la cabeza del fútbol. Y lo consiguió sólo a medias.

Y es que CR7 no se quitó prácticamente ni un momento las gafas de sol y acudió cariacontecido al partido de Rafa Nadal. Cristiano fue con un grupo de amigos, entre los que se encontraba el tenista Fernando Verdasco.

El día de descanso que concedió Mourinho sirvió, por lo menos, para olvidar el fútbol por unas horas. Otro futbolista del Madrid que también acudió fue Xabi Alonso, acompañado de su hijo y de su mujer, Nagore Aramburu.

Los que si parece que disfrutaron fueron los miembros del grupo Maná, que con su vocalista Fher a la cabeza vieron una nueva exhibición de Nadal en la Caja Mágica.