Fallece Nelson Mandela: adiós al preso 46664

Nelson Mandela, un hombre querido Nelson Mandela no ha sido un político cualquiera, sino el ideal de hombre que lucha por su pueblo. Foto: Gtres.

 

 

El expresidente de Sudáfrica ha fallecido a los 95 años de edad tal y como ha informado el presidente del país, Jacob Zuma. Su última aparición pública tuvo lugar en el mundial de Sudáfrica, celebrado en 2010 y en la que la Selección española se hacía con el trofeo.

Pero el país africano no despide solo aun exmandatario, también a un símbolo de libertad. Conocido por su activismo pacífico contra el racismo que dejaba a su paso el apartheid, Mandela estuvo preso en varias cárceles distintas durante casi tres décadas y su imagen saliendo de la cárcel de Victor Verster dio la vuelta el mundo el 11 de febrero de 1990. Llevaba 27 años privado de libertad y para algunos no era más que el preso 466 de Robben Island, encarcelado en 1964, un número que quedará para los anales de la historia porque para otros significó mucho más.

Y es que, aunque quiso prepara las armas para luchar contra la opresión, acabó siendo una muestra de resistencia pacífica. Tanto es así que ante el tribunal que le juzgó por alta traición y que le condenó a pasar por la cárcel aseguró que siempre creyó en una sociedad libre y democrática, en la que las personas puedan vivir en armonía y con igualdad de oportunidades. “Es el ideal por el que he vivido, por el que espero vivir, y por el que, si es necesario, estoy dispuesto a morir”. Y lo cumplió, afortunadamente no hasta el último extremo.

Madiba –como le conocen en Sudáfrica y cuyo significado es ‘venerable abuelo’- pasó 67 años luchando por ese ideal contra 'apartheid'. Esa posición pacífica y su posicionamiento como imagen de los derechos civiles por antonomasia hicieron que la comunidad internacional girara los ojos hacia él y reconocieran su incansable esfuerzo con el premio Nobel de la Paz.

Fue en 1993, un año antes de que el dominio de la minoría blanca cayera por tierra en su país natal. Ese en el que tuvo seis hijos y se casó con tres mujeres distintas. La última,  Gracia Simbine -viuda de Samora Machel, el antiguo presidente de Mozambique-  le ha acompañado desde que decidieran contraer matrimonio en 1998, el día del 80 cumpleaños del hombre que puso cara a la transición sudafricana. Cinco años como presidente bastaron para dar forma a lo que siempre soñó: una nación que empieza a caminar hacia la igualdad de oportunidades.

Síguenos en Twitter: @hoy_corazon