¡Ni se te ocurra juntarles en un photocall! Si hasta el más común de los mortales tenemos a alguien que no queremos ver ni en sueños, los famosos también 'sufren' de este mal. Llámalo como quieras: odio, indiferencia, animadversión, pesadez... Los famosos también se odian.

Hace poco nos desayunábamos con la noticia de que Scarlett Johansson odia a su ex, Ryan Reynolds, por su relación con Blake Lively. Pero no es el único 'odio famoso'. 

Si tenemos que pensar en famosos que se odian, seguro que a nuestra mente nos llegan dos conocidas actrices en primer lugar... Si, estamos hablando de Angelina Jolie y Jennifer Aniston. Las dos actrices no se soportan. Y la verdad es que motivos tienen.

La historia es bien conocida: Jennifer Aniston estaba casada con Brad Pitt cuando el actor comenzó a rodar 'Sr. y Sra. Smith' junto a Angelina Jolie... Y la química hizo el resto.

Jen y Brad se separaron y, mientras tanto, Angelina comenzó a salir con él. Fue demasiado para la Aniston, que le juró odio eterno a la Jolie.

A pesar de ello, hace poco aseguró que lo había superado: "todos los involucrados hemos madurado". Otra cosa es que se vayan de cañas juntos, claro...

Más recientemente tenemos a Madonna y su ex marido, Guy Ritchie. El matrimonio duró poco, pero dio para que el director asegurara que su relación "fue una farsa".

Y es que Madonna ha acumulado muchos 'enemigos' a lo largo de su carrera. Entre otros, las parejas de sus múltiples amantes. Pero también muchas compañeras de profesión. Entre ellas, Lady Gaga.

Al parecer, 'La Reina del Pop' dijo de Gaga hace un año que tenía una "evidente obsesión hacia mi persona". Algo que su equipo se encargó de desmentir. Pero recientemente Madonna aseguró que "Lady Gaga no es como Britney Spears. Quiero decir, ella es genuina"... De Guatemala a Guatepeor.

Es lo que tiene el mundo de la música, que acumula odios a cientos. Y el éxito de Lady Gaga no le ha pasado desapercibido a sus competidoras. Como por ejemplo Christina Aguilera. En una fiesta, Christina se pasó con las copas y aseguró a voces que "esa perra arruinó mi carrera". Boquita de piñón.

Rihanna también ha sido fuente inagotable de polémicas. Después de perdonar a Chris Brown, todavía le queda hacer las paces con Russell Brand, el ex de su amiga Katy Perry. Aunque dudamos que eso suceda. El odio entre ambos es tal que Russell aseguró que 'RiRi' es una "completa zor..." Y hasta ahí podemos leer. 

Russell nunca le ha perdonado a Rihanna que se entrometiera en su relación con Katy Perry. Pero el hecho es que la animadversión era recíproca: 'RiRi' no fue a su boda en la India porque detestaba al cómico inglés.


PERSONALIDADES 'CONFLICTIVAS'

Entre los famosos también hay personajes odiosos. ¿No lo sabías? Pero parece que algunos son especialmente propensos a acumular enemigos. La número 1 en la lista es Paris Hilton.

A la 'celebrity' rubia se la conoce por ser una 'trituradora': Lindsay Lohan, Britney Spears, Nicole Richie o Kim Kardashian fueron, en algún momento, parte de su 'troupe' de amigas. Con todas acabó tarifando. ¡Como será la cosa que hasta la MTV le dedicó varios realities para buscarle amigas a la buena de Paris!

Otros dos 'angelitos' que no se pueden ni ver son Mel Gibson y Winona Ryder. El actor y director es uno de esos 'apestados' de Hollywood por sus comentarios xenófobos. Y Winona le remató: "Siempre he dicho que era un racista y un homófobo, pero nadie me creyó".

Charlie Sheen también se ha ganado unos cuantos odios durante el último año. Su abrupta salida de 'Dos hombres y medio' provocó que arremetiera contra todo y todos. Ahora nadie soporta al pobre Charlie.

Otra 'celebrity' que también ha hecho varios 'amigos' en su corta carrera es Megan Fox. La actriz fue despedida de 'Transformers' después de que afirmara en una entrevista que el director, Michael Bay, "quería ser como Hitler en los rodajes". Fue demasiado para Steven Spielberg, productor ejecutivo de la cinta, que la echó sin contemplaciones. 


ODIOS HISTÓRICOS

Otros que tampoco se pueden ni ver son Jennifer López y Ben Affleck. La pareja estaba prometida, pero sólo unos días antes de la boda 'J-Lo' dijo 'hasta nunca' y dejó a Ben prácticamente plantado ante el altar para 'fugarse' con Marc Anthony. Los dos no se pueden ni ver.

También ha sido del dominio público el odio entre Alyssa Milano y Shannon Doherty, 'hermanas' en la serie 'Embrujadas'.

O entre Sienna Miller y Kate Moss. La modelo la acusó de "copiarla en todo" mientras las dos estaban en una boda hace cinco años. Estuvieron a punto de llegar a las manos y desde entonces, ni sus amigos en común han conseguido que hagan las paces.


EN ESPAÑA, TAMBIÉN

Por supuesto que en nuestro país también hay famosos que no se soportan. Aunque en el caso de España solemos ser más sutiles, hay bastantes ejemplos que lo demuestran.

Quizás el mayor ejemplo sea el de Isabel Pantoja. La tonadillera ha acumulado amigos y enemigos a partes iguales. María del Monte, Julián Muñoz, Mayte Zaldívar... Está claro que la Pantoja no deja indiferente a nadie.

Algo parecido le ocurre a Carmen Lomana. La 'celebrity' ha tenido sus más y sus menos con varios famosos. Con Santiago Segura y Ana Obregón, por ejemplo, tuvo una agria polémica a cuenta de su participación o no en 'Torrente 4'.

Al final todos hicieron las paces, pero es bien sabido que Carmen no se lleva ni con Cari Lapique, Nati Abascal o Belén Esteban. Es lo que tiene ser tan divina como la Lomana.

Tampoco podemos olvidar la inquina que se guardan Tita Cervera y Borja Thyssen por un 'quítame allá esos cuadros'. Su relación es menos que nula. La baronesa no soporta a su nuera, Blanca Cuesta, y eso le ha costado una enquistada enemistad con su hijo.

En el mundo del toreo también hay varias 'cuentas pendientes'. Notoria es la enemistad entre Canales Rivera y su primo, Fran Rivera. Además, su Medalla de oro al mérito en las Bellas Artes originó un agrio enfrentamiento entre éste, Rafa Camino y José Tomás. 

Como en el cine. Aunque todos los actores y actrices quieran trabajar con Pedro Almodóvar, hay una que no volverá a hacerlo: Carmen Maura. "Las personas cambian", aseguró la actriz sobre el cineasta en 'El Hormiguero' este martes. Pero es que antes ya había asegurado que su relación con él "era nula".

Algo parecido a lo que le pasó a Antonio Banderas con el director manchego: "En cierto sentido era algo suyo. Ha necesitado tiempo para perdonarme". En su caso para filmar 'La piel que habito'.