Bien por separarse de su matrimonio o por un desliz de una noche, todos ellos tienen que pasar la pensión por manutención a sus hijos. Aunque alguno se hace el loco...

A menudo los padres suelen recordar a los hijos lo caros que les salimos, pero seguro que ningún padre normal y corriente ha llegado a pagar las millonadas que estos famoso. Tas una prueba de ADN realizada nueve meses después de un calentón, o tras un divorcio, han tenido que desembolsar lo más grande para hacerse cargo de sus gastos.

Hace unos días saltaba a la palestra el caso de François-Henri Pinault que llegaba a un acuerdo con la mujer con la que tuvo un escarceo, la modelo Linda Evangelista, por la manutención de la hija que tuvieron en 2005.

El multimillonario francés y esposo de la actriz Salma Hayek deberá pagar una pensión mensual de 46.000 dólares al mes. O lo que es lo mismo, unos 36.000 euros. Vamos, que la niña podría desayunar, comer y cenar caviar y, aún así, sobraría para darle estudios unievrsitarios el día de mañana.

Alberto de Mónaco debe pasar no una, sino dos pensiones. La primera a Jazmin Grace y la segunda a Nicole Coste. Entre ambas se llevan 74.000 euros salidos del bolsillo del heredero del principado. Y está muy bien que repoble el planteta, pero lo que la gente se plantea y está deseando que ocurra es: ¿para cuándo le dará un retoño a Charlene?

Antes de la boda con Charlene el pasado mes de julio, se llegó a hablar de una tercera criatura con la misma sangre azul que príncipe, pero todo quedó en un puñado de dimes y diretes y en e rumor de que ella se había pillado un rebote monumental ante esta leyenda urbana.

También dos manutenciones salen cada mes del cantante Alejandro Sanz. 14.000 dólares para Manuela, la niña que tuvo con Jaydy Mitchel y otros 16.000 más para Alexander, el pequeño que nació de su relación con Valeria Rivera.

Oksana Grigorieva y Mel Gibson comenzaron su cisma en octubre de 2009, poco después de que naciera su hija Lucía. A principios de 2011 empezaba una batalla en los juzgados que concluiría en agosto del mismo año obligando a abonar al actor 750.000 dólares en tres cuotas. Vamos, como el que se compra un televisor de alta definición.

Eddie Murphy no quiso aceptar de primeras que Angel Iris, la niña a la que dio a luz la ex Spice Girl Melanie B, era suya. Un juez le obligó a someterse a las pruebas de paternidad y, tras comprobar que era sangre de su sangre, se le exigía el pago de 57.000 euros mensuales para correr con los gastos de la pequeña.

Boris Becker es otro de los que resistieron a aceptar su paternidad extramatrimonial. Su calentón en un baño de un restaurante con la por entonces también tenista Angela Ermakova. Aunque la cifra exacta que debió abonar Becker jamás trascendió a la opinión pública, la prensa británica hablaba en julio de 2001 de unos dos millones de libras.

Más reciente es la sentencia que indicaba que Arnold Schwarzenegger tenía que pagar a su exmujer, Maria Shriver, 75.000 euros mensuales a repartir entre los cuatro vástagos que nacieron de su matrimonio.

Mick Jagger tuvo un desliz con Marsha Hunt y la justicia falló a favor de la madre de Karis. El 'Rolling Stone' abona, religiosamente, los 1.500 dólares semanales para ayudar a criar a la niña.

Más económico le sale a Diego Armando Maradona la pensión de Maradona Jr. Durante su época como jugador en el Nápoles tuvo un 'affaire' con Cristina Sinagra. Hace poco el chaval, que ronda los 30 años, declaraba que el mejor jugador de todos los tiempos se ha pasado la sentencia por el Arco del Triunfo y que no le ha dado ni un céntimo. ¿Tendrá que ver que el muchacho se declarara hincha de River Plate, eterno rival del Boca Junior de los amores del Pelusa?

Por último -y esta claro que esta lista es solo una muestra de una interminable enumeración de nombres célebres- tenemos a Liz Hurley, que recibió del multimillonario Steve Bing 1,8 millones de libras. Todos ellos son el mejor ejemplo de que, un rato de diversión, puede dejar un buen agujero en la cuenta corriente.

¡Síguenos en Twitter: @hoy_corazon!