Maletas y más maletas. Ese es el acompañamiento estos días de los actores que se desplazan a Cannes. 

Que si el chandal para pasear por la playa, que si el bañador para la playita, que si un vestido de cóctel para la presentación de mañana y el traje de noche para la alfombra roja. Cargar con esas maletas y no perder el glamour es ‘Too much for the body’. Quizá por eso, Karolina Kurkova prefiere hacer su primera aparición en Cannes descendiendo de un barco con un vestido de cóctel, divina como si durmiera con tacones y sin despeinarse.

Más mundana, lo cual a veces es de agradecer para el común de los mortales, llegó Irina Shayk, cargando con maleta y dos bolsos, en zapatillas y vaqueros, pero divina como siempre. Y es que una sonrisa hace que cualquier look gane enteros en dos segundos. 

Pero esta aparición terrenal es solo un avance en forma de espejismo. En unas horas aparecerá en cualquiera de las fiestas programadas en el Festival luciendo un vestido de esos que solo las modelos pueden ponerse.

Como de costumbre, aparecerá sola, pues su pareja, el jugador del Real Madrid, Cristiano Ronaldo se prepara ya para jugar la Eurocopa con la selección portuguesa, si bien es cierto que casi nunca suele acompañarla a los actos sociales a los que acude. No importará; las modelos saben como deslumbrar en un photocall y lucir un vestido como nadie. Al fin y al cabo, en eso consiste su trabajo.