Lo suyo siempre ha sido utilizar la moda a su antojo y crear los diseños que les vienen bien para poner sobre el escenario una ilusión. Quizá por eso, aunque los estilismos que lucen las estrellas de la música en las alfombras rojas no dejan de asombrar, no son, ni mucho menos lo más importante. Así lo dejaron patente este fin de semana en la gala de los Billboards cantantes como el grupo LMFO. 

Pero ellos no fueron los únicos en dejarse ver por una de las citas más importantes del panorama musical internacional. Por la alfombra roja pasó Miley Cyrus, sin su novio, el actor Liam Hemsworth y con un vestido de medidas escasas y un peinado cardado. Quizá la más adecuada para el evento fue la joven Taylor Swift, que con un vestido en tono rojo granate recogía un galardón.

El momento más tierno de la noche lo protagonizaba Katy Perry, que se presentó en el evento con su abuela, una entrañable mujer que, en un guiño a su nieta apoyó sus pasos en un bastón rematado en purpurina plateada.

Justin Bieber –sin su querida novia, Selena Gómez-, Nelly Furtado, Alicia Keys y su marido, el rapero Swizz Beatz, se dejaron ver con sus mejores galas. También estuvo Lisa Marie Preysler, hija de Elvis Presley y exesposa del también fallecido Michael Jackson.