...y tuvo que llegar Miranda Kerr para dar un toque de glamour al festival de Tribeca.

La décima edición del festival de cine de Tribeca, en Nueva York, ha sido un despropósito en lo que a estilismo se refiere. Vestidos demasiado innovadores, combinaciones imposibles y mal gusto a raudales se han dado cita en una alfombra roja muy deslucida. Ni la mismísima Anna Wintour, editora jefe de la revista Vogue Usa, ni el diseñador Karl Lagerfeld pudieron salvar el photocall de Tribeca de rozar el ridículo.

Pero apareció ella, nada más y nada menos que Miranda Kerr, de la mano de Orlando Bloom y con un escote increíble, para olvidar los desastrosos looks de las jornadas anteriores.

Repasamos lo peor y  lo mejor del Festival de Tribeca. ¿Con cuál te quedas?