Sacha Baron Cohen monta el espectáculo en la primera jornada del Festival de Cannes 2012.

Si hay un nombre al que se le pueda asociar el escándalo y la frivolidad en el mundo de Hollywood, ese es Sacha Baron Cohen. En la pasada gala de los Oscar los guardias de seguridad truncaron su numerito -había sido avisado con anterioridad que hiciera el favor de comportarse-, en Cannes ha podido dar rienda suelta a todo su espectáculo.

Primero fue pillado en la cubierta de un yate en muy buena compañía, la de la exnovia de George Clooney, Elisabetta Canalis. Allí dejaron que las cámaras inmortalizaran un 'show' en el que ella parecía estar locamente enamorada del General Aladeen, el personaje al que Cohen da vida en 'El dictador'.

Palmaditas en el cachete del culo, inspección de entrepierna y bailoteos con alta carga erótica para comenzar a calentar el ambiente
de lo que después sería una apoteósica entrada triunfal en la alfombar roja del Festival de Cannes.

A lomos de un camello nada más y nada menos. Y escoltado por unas señoritas disfrazadas de militares pero con unas faldas de esas que quitan el hipo y unas metralletas bastante intimidatorias.

Así es Sacha Baron Cohen, una apuesta segura para hacer que hoy Cannes esté en boca de todos.

¡Síguenos en Twitter: @hoy_corazon!