Cada año, la cena de corresponsales de la Casa Blanca reúne a la flor y nata del periodismo, la política y la cultura de EE. UU. en Washington. Con Barack y Michelle Obama como anfitriones, este año la estrella que más ha brillado en la residencia presidencial no ha sido otra que Scarlett Johansson.

La actriz, que aunque acudió del brazo de su hermano estuvo acompañada por su pareja, Sean Penn, iba muy sexy y a la vez elegantísima con un  vestido plata a la rodilla, con importante escote en uve e incrustaciones de pedrería. Además, Scarlett volvía a apostar por la media melena pelirroja, en esta ocasión con bucles.

Además de la espectacular Scarlett, Sean Penn y los Obama, hemos podido ver a Rosario Dawson, impresionante con vestido de fiesta rojo; Paula Abdul, de negro y con plumas en el escote; Anna Paquin y su esposo Stephen Moyer; Donald Trump y su mujer; o la actriz Alyssa Milano, embarazada.