Estaban invitados a un bautizo, pero la ceremonia se convirtió en un inesperado '2x1'. Alejandro Sanz y Raquel Parera bautizaron este sábado a su hijo Dylan en la pequeña localidad de Jarandilla de la Vera. Pero la 'bomba' llegó cuando la pareja aprovechó para casarse por sorpresa, para regocijo de sus invitados.

Alejandro Sanz y Raquel Parera se casaron este sábado 27 de mayo en una boda que supuso una auténtica sorpresa. Y no solo para los 'paparazzi', sino también para sus invitados.

El cantante y su mujer habían invitado a sus amigos más íntimos al bautizo del pequeño Dylan en una finca en la localidad cacereña de Jarandilla de la Vera. Pero sólo era una parte de la celebración...

Alejandro y Raquel comunicaron, para sorpresa de los presentes, que se iban a casar. Un '2x1' como tuiteó una de las amigas del cantante, Elena Tablada, ex de David Bisbal: "@raquelperera la novia mas wapa que he visto!! Que orgullo formar parte de una noche ten especial e inolvidable!"

Una boda-bautizo que congregó a los amigos más íntimos y los familiares más cercanos de ambas familias. Allí estaban famosos tan conocidos como la propia Elena Tablada, que acudió con su novio, Daniel Arigita; el cantaor Paco de Lucía (padrino de Dylan), Paulina Rubio, Antonio Carmona y Fiona Ferrer; entre otros.

Una celebración sorpresa que los invitados digirieron con buen humor y una inmensa alegría. No todos los días se asiste a una boda sorpresa... Para los propios invitados. La pena para Alejandro Sanz fue no tener a su madre, María Pizarro, entre los presentes tras su fallecimiento hace unos días.