Penélope Cruz arrasa en Madrid rodeada de escoltas

  • Penélope Cruz ha vuelto a España para presentar Piratas del Caribe 4: en mareas extrañas. Al estreno del filme, celebrado en los cines Kinépolis, situados en Pozuelo de Alarcón, acudió solo con el equipo de la película. Ni su marido, Javier Bardem, ni su hermano Eduardo estuvieron con ella en el estreno en Madrid. Tampoco su hermana Mónica, y eso que ella ejerció de doble de Penélope en algunas escenas del filme. 

Penélope fue la protagonista indiscutible del estreno de la cuarta entrega de la saga de aventuras Piratas del Caribe. La actriz madrileña brilló con luz propria gracias a un vestido negro que algunos tildaron de soso y que encantó a otros. No vino su gran amigo Johnny Depp, pero sí estuvieron un simpatiquísimo Rob Marshall, director del filme, el productor Jerry Bruckheimer, Samuel Claflin, que interpreta a un misionero en la película, y la hispano francesa Astrid Bergés-Frisbey, que ya recibe el apodo de 'la sirena' por su papel en la película. 

Entre los españoles destacaron Jordi Mollá, muy simpático con la prensa y muy moreno, y eso que decía que tan sólo había ido un día a la playa. También Óscar Jaenada, que interpreta a un capitán de la armada española en el filme, llegó firmando autógrafos y saludando a los fans.

La llegada de Penélope estuvo rodeada de espectación y también de seguridad. Hasta seis empleados ataviados con el 'look' guardaespaldas habitual -consistente en traje oscuro, con corbata ídem, acompañado de camisa blanca y pinganillo en la oreja- acompañaron a la estrella en su entrada al recinto. Ni la Reina Isabel de Inglaterra genera tal despliegue. 

El único familiar de Penélope que acudió al estreno fue su padre, Eduardo Cruz, ni su marido ni sus hermanos se dejaron ver por la sala de cine. Tampoco su gran amiga Goya Toledo. Pero no importó. Ella no dejó de sonreír y aguantó estoicamente la sesión de fotos y de respuestas a los programas de televisión allí congregados. Los periodistas de prensa escrita y 'on line' se quedaron con las ganas.

Tras las entrevistas y los autógrafos vino el discurso ante la platea en el interior. Allí los actores de la película, el director y el productor dirigieron unas palabras al público y recibieron una ovación antes de dejar que los espectadores disfrutaran de la interpretación de la actriz en el que quizá sea el papel más mediático de su carrera.