Ayer Ángela Molina recibía, en reconocimiento a toda una vida dedica al cine, la Medalla de Oro de la Academia. Si por la mañana ella agradecía en su discurso a sus compañeros -"lo mjeor" de su proefsión- el haber podido estar a su lado, por la noche eran esos mismos compañeros la que celebraban el homenaje en una gran fiesa. Y, por supuesto, no faltó uno de los soportes fundametales de su vida: su hija Olivia. Así fue la gran noche de Ángela.

¡Síguenos en Twitter: @hoy_corazon!