Ángela y Olivia Molina: “Somos muy diferentes, pero nos aportamos mucho”

  • Las actrices Ángela y Olivia Molina fueron las madrinas del 45 aniversario de Ariel.

Ángela y Olivia Molina han sido las encargadas de celebrar con los medios de comunicación el 45 aniversario de la firma Ariel. Ambas compaginan su faceta profesional con la maternal y nos confesaron que suelen intercambiarse trucos y recetas. A buen seguro, Olivia necesitará, sobre todo, de estos consejos a partir del mes de abril, cuando comenzará a rodar la nueva serie de sobremesa de TVE, 'spin off ' de 'Gran Reserva', en la que trabaja su madre, Ángela. Curiosamente, Olivia interpretará el mismo personaje al que da vida su madre cuando era más joven.

Hoy Corazón ¿Intercambian consejos caseros?
Ángela Molina Sí. Y no solo entre nosotras, sino que yo sigo preguntando a mi madre, porque se me olvidan las cosas y tampoco puedo dedicarme tanto como quisiera a lo cotidiano. Le pregunto recetas y cosas así, y me sigue pareciendo sorprendente lo que mi madre me puede llegar a transmitir. Yo pretendo seguir dándole la pista a Olivia.
Olivia Molina Ahora que soy mamá, hay cosas que cobran más importancia y hay llamadas para preguntar cómo se hace una receta o cómo lava una prenda... Son cosas que pasan de madre a hija.

H. C. Olivia, ¿qué prioridades tiene ahora?
O.M. Básicamente, mi hija, y el resto se coloca en función de eso. Es lo más maravilloso que me ha pasado y a través de eso, aprendo y me relacionó con las demás cosas. Mi hija me da mucha serenidad.

H. C. ¿Qué tal compagina ser madre con el trabajo?
O. M. Me resulta difícil, pero sé que tengo mucha suerte por tener trabajo. Es duro, pero es necesario, además es una vocación y un disfrute. 

H. C. ¿Cómo está la pequeña?
A.M. Está estupenda. Creciendo muy bien, muy sana

H. C. ¿Ya le sacan algún parecido?
O.M. No, aún no. 
A.M. Está siempre sonriente.

H. C. ¿Qué tal come y duerme?
O.M. Muy bien, muchas gracias.

H.C. ¿Cómo va a llevar ahora trabajar en una serie diaria?
O.M. Como todas las madres que trabajan, con sacrificio y previsión, pero muy bien. 

H. C. ¿Cómo va a interpretar a esa Sofía Reverte, a la que su madre da vida, de más mayor, en 'Gran Reserva'?
O.M. Está todo muy reciente y estoy aún haciendo el puzzle para darle vida a lo que mi madre ya ha hecho.
A.M. Hasta ahora, Olivia había hecho de mi hija y solo le quedaba ser yo, antes de ser yo (risas).

H.C. ¿Se parecen mucho en la forma de ser?

A.M. Somos muy diferentes, pero nos aportamos mucho.
O.M. Quizá por eso podemos trabajar juntas, porque somos muy distintas, si no, igual sería demasiado empaste. 
A.M. Las madres y las hijas tenemos entre nosotras algo que nos une. 

H.C. Angela, ¿ha dado consejos a su hija sobre el personaje?
A.M. Sí, más que consejos, le he contado cómo siento y veo el personaje. Cómo lo he fundamentado yo.
O.M. Para mí, es una suerte, porque cuando interpretas un personaje, toda esta información la imaginas o la buscas, pero yo la tengo muy cerca. Puedo preguntar directamente a mi madre.

H.C. Ángela, ¿cómo vivió la noche de los Goya que tanto ha dado que hablar?
A.M. Con mucha ilusión. Me lo pasé genial, disfruté con mis compañeros... Cuando tú das todo lo que tienes en el trabajo ese el premio. Luego, la realidad es lo que manda y es fantástico así. Uno no hace un trabajo para recibir un premio.

H. C. ¿Qué opina de todas las críticas que están surgiendo de la gala?
A.M. No me he enterado mucho. Leo más que ver la tele. 

H. C. ¿Cómo era Olivia de niña?
A.M. Era muy imaginativa. Durante una época tuvimos gallinas en Madrid, y ella y su hermano colocaron en el gallinero un huevo de mármol como si fuera real. De pronto, se pusieron a gritar: ¡la gallina ha puesto un huevo! (risas). Siempre estaban organizando cosas y fantasmando. Creo que han sido unos niños muy felices, han jugado mucho y han estado muy unidos. Hay que comprender más al niño, no darle desde pequeño tantas obligaciones.

H.C. Olivia, ¿le gustaría formar una familia numerosa como la suya?
O.M. Me encantaría. De momento, alucino con cinco, mamá.
A.M. Imáginate yo con mi madre, que tenía ocho (risas).