Antonio Banderas, vetsido de nazareno, en la procesión de la Virgen de las Lágrimas y los Favores, coincide con Tita Cervera.

A Antonio Banderas no solo le dan papeles protagonistas en las películas de Holywood o en las de su amigo Pedro Almodóvar. El actor malagueño, que ya demostró hace unos días que se puede ser profeta en su tierra, abrió la Semana Santa andaluza.

Banderas se situó a la cabeza de la procesión de la Virgen de las Lágrimas y los Favores, de la cual es mayordomo y que cada año se celebra en la capital malagueña el Domingo de Ramos.

Allí concidió con Tita Cervera, que acudió con su medalla colgada del cuello y una enorme palma en la mano. Carmen siempre ha demostrado su devoción por esta imagen, a la que seguro le ha pedido que le eche una manita para reconciliarse con su hijo Borja.

Antonio, vestido de nazareno como mandaba la ocasión, fue uno de los encargados de llevar a hombros a la imagen, ante la atenta mirada, entre otros muchos, del alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre.

Pero no son los únicos que hicieron gala de su devoción. También disfrutaron del inicio de la Semana Santa malagueña Terelu Campos y su familia. Desde un balcón y con muy buena cara, la hija de María Teresa Campos, que actualmente se encuentra en plena batalla contra el cáncer, estaba acompañada de su marido, Carlos Pombo, de su hija Alejandra y de una amiga de esta.

Sin compañía y en otra capital de la región más extensa de España, Sevilla, se pudo ver a Carmen Lomana, fiel a la preocesión de Domingo de Ramos. Seguro que durante los próximos días vemos a muchos más rostros conocidos que acuden a ver los pasos de las diferentes procesiones que recorrerán nuestro país.