Paparazzi

Caritina y Carla Goyanes: "La niña va a llegar sí o sí"

Son rotundas. Caritina ya tiene un niño de dos años y carla espera un varón para mediados de julio, pero en la familia habrá un bebé niña de una, de otra e incluso de las dos. Juntas nos cuentan cómo les va la vida.

Sentadas cómodamente en el sofá, las hermanas Goyanes hacen cuentas. Calculan la diferencia de edad que va a haber entre Pedrito, el hijo de Caritina, y Carlos, el que espera Carla para mediados de julio. Fácil.

Más lío se hacen cuando tratan de imaginar los años que se llevará Pedrito con una supuesta hermana aún no concebida, pero muy presente en la mente de su madre. Eso ya sería adivinación. En cualquier caso, tienen claro que la niña llegará. Y por partida doble porque las dos quieren una en casa.

Es solo cuestión de tiempo y así de claro lo dejaron durante la presentación de la nueva colección de calzado infantil de la firma Pablosky, momento en el que charlaron con nosotros.

Hoy Corazón: Lo de ir a la moda lo llevan a rajatabla hasta en los zapatos de los niños...
Caritina y Carla Goyanes:
La verdad es que sí. De esta nueva colección de Pablosky que presentamos nos han gustado muchos modelos. Cuando son bebés preferimos un estilo más clásico, y a medida que van creciendo, un look más moderno y actual.
H.C.: Carla, ¿cómo se encuentra? Está de seis meses pero sigue usted cogiendo
vuelos Miami-Madrid...
Carla:
Sí, todavía puedo, y menos mal, porque echo de menos a mi familia. Esta vez creo que voy a quedarme bastante tiempo. Estoy a punto de firmar una cosa de trabajo y, con suerte, estaré aquí hasta finales de abril.
H.C.: Y ya no se moverá de allí hasta que nazca el niño...
Carla:
Sí, no habrá más viajes. Salgo de cuentas a mediados de julio y como las fechas de vacunación en Estados Unidos son distintas que en España, tardaré unos meses en venir con el bebé. Hay una en concreto que aquí les ponen antes que allí y hasta que no la tenga puesta, no me muevo.
H.C.: Toca verano en Miami entonces, Caritina...
Caritina:
Por supuesto. Yo me voy a mediados de julio con Pedrito, mi padre y la salus, Matos irá el 25 o así, y nos quedamos allí hasta el 20 de agosto. Mi madre, claro, se irá mucho antes para estar con Carla.
H.C.: ¿Y cómo se ha organizado con el ‘catering’ para poder estar tanto tiempo fuera?
Caritina:
Como puedo... Ayer serví uno de 600 personas... Ahora tengo una boda fuera de Madrid de 300... Agotador, pero es una suerte. Me niego a decir que no a nada. Eso sí, no tengo más remedio que delegar.
H.C.: Lo de trabajar a destajo les viene de familia, porque su madre tampoco para, ¿no?
Carla:
La verdad es que sí. Pero es que mi abuelo siempre les inculcó eso a todos sus hijos.
Caritina: Sí, en eso fue férreo. Pero es que además a mi madre le encanta trabajar. Siempre le digo que es vicio.
H.C.: ¿Y ya se apaña con Pedrito con esos horarios de cenas, almuerzos...?
Caritina:
Pues un poco como puedo. Suelo reservarme unas horas al día para dedicárselas a él. Lo bueno es que me organizo yo los horarios y eso me da mucha flexibilidad.
H.C.: ¿Cómo lleva la llegada del sobrino?
Carla:
¡Está encantado! Tiene una cebra de juguete que es su preferida, la típica de la que no se separa nunca, y ya me ha dicho que es para el primo Carlos. Dice que le va a cuidar mucho y que le va a proteger de la bruja mala... (risas).
H.C.: Bueno, a ver cómo reacciona cuando llegue un hermanito en vez de un primo...
Caritina:
Y a ver cómo reacciona cuando llegue el propio primo, porque ahora es todo amor, pero cuando nazca y se lleve todas las atenciones, no sé si le hará mucha gracia.
H.C.: ¿Le da consejos a Carla sobre embarazo y maternidad?
Caritina:
Pues la verdad es que no mucho. Es que aún le queda. Es pronto.
Carla: Y además hay cosas en las que prefiero no pensar...
H.C.: ¿Miedo al parto?
Carla:
Pues de momento, no. Además, como vi que el de mi hermana fue como coser y cantar, no me preocupa demasiado.
Caritina: Bueno, estuve 12 horas y al final fue cesárea, o sea que eso de coser y cantar...
Carla: Ya, ¡pero pasando presupuestos con el ordenador al mismo tiempo!
Caritina: Sí, ¡pero con la oxitocina puesta! (risas).
Carla: Ay, no sé, es que tengo la imagen de una amiga pegando gritos en el hospital y lo de mi hermana me pareció fácil.
H.C.: ¿Tiene pensado cómo quiere dar a luz?
Carla:
Voy a intentar que sea natural, pero si veo que se empieza a retrasar, no tengo ningún problema con que me hagan una cesárea. Lo que sea, que sea rápido.
H.C.: ¿Qué planes tienen para Semana Santa?
Caritina:
Nos vamos todos a Marbella, como siempre.
H.C.: Efectivamente, sus vacaciones son siempre muy familiares. ¿Cómo lo llevan sus maridos?
Caritina:
Pues el mío bastante mejor que yo (risas). Yo acabo todas las vacaciones jurando que la próxima vez nos vamos a ir solos, pero al final nunca lo hago. Cuando llega la fecha me apetece mucho estar con todos y se me olvida. Este año tenemos intención de irnos los tres cinco días. Pero luego nos juntaremos en Miami. Mi marido la verdad es que lo lleva bien. Se pone a ver todos los partidos de fútbol con mi padre encantado. Y mi cuñado Jorge es que muy educado como para decir nada (risas).
Carla: Es que a Jorge no le ha tocado tanto. Pero está encantado igualmente. También es muy deportista y le encanta ver deporte en la tele, como a mi padre, que ve cualquier cosa que pongan. La diferencia es que Jorge lo ve y también lo practica.
H.C.: ¿Se quedan en su casa todos este verano?
Carla:
¡No! (risas). En el mismo edificio, pero cada uno en una casa. No cabemos. Mi apartamento es monísimo, pero tiene dos habitaciones y dos baños.
H.C.: Y la segunda habitación es la del bebé, claro...
Carla:
Aún la tenemos de medio invitados, medio de bebé, pero obviamente será para él. Nos queda acondicionarla del todo, pintar las paredes con circulitos, poner el cambiador... Lo típico. Pero la terminaremos cuando sepamos que ya no va a haber más invitados.
H.C.: Están encantados porque va a ser niño, pero no tiran la toalla con la niña, ¿no?
Carla:
Es cierto que me apetecía mucho una niña, pero tampoco me importaba nada que fuera niño porque así juega con Pedrito. Pero sí, mi idea es tener tres, esperando que uno de ellos nazca niña, y si no... pues a por el equipo de fútbol (risas).
Caritina Yo, egoístamente, quería que lo de Carla fuera niño, por Pedrito, claro. Pero entiendo que la niña tiene que llegar sea como sea.
H.C.: ¿Se anima ya con el segundo o no?
Caritina:
Quiero, ¡pero se me está haciendo bola! (risas). En serio, me voy a poner en breve.
H.C.: ¿Qué balance hacen de sus matrimonios?
Caritina:
Bueno, hay épocas mejores y épocas peores, para qué mentir, pero estamos muy bien. Las cosas como son. Los dos tenemos un carácter fortísimo y nos peleamos mucho, pero de ahí a que nos separemos, hay un mundo. Además, somos muy independientes: él se va a jugar al golf, yo salgo de marcha... Y ni medio problema.
Carla: Mi balance es fantástico. Somos muy parecidos de convivencia y estamos fenomenal. Estoy encantada.