El Festival Sonorama Ribera de la localidad burgalesa de Aranda de Duero no pudo celebrar su mayoría de edad de mejor manera: gran afluencia de público -superó la barrera de los 50.000 asistentes- y presencia de muchos de los grandes grupos del panorama nacional e internacional.

Si en la edición pasada el artista Raphael fue el cabeza de cartel del festival organizando todo un ‘escándalo’ entre los asistentes con sus canciones de ayer, de hoy y de siempre, este año le tomó el relevo una estrella con nombre propio: Estrella Morente.

La hija mayor del desaparecido cantante Enrique Morente apenas pudo contener la emoción durante la rueda de prensa en la que se presentó el homenaje que el Sonorama dedicaba a su padre, fallecido en 2010. “Él siempre decía que de no haber sido cantaor, hubiera sido roquero”, dijo Estrella. Una frase que apunta por qué un festival al que se define como de música alternativa quiso rendir tributo a este ecléctico artista flamenco.

Estrella (34) fue el hilo conductor de este magnífico y emotivo concierto, celebrado el jueves 13 y bautizado con el título 'Morente Vive!', en el que estuvo acompañada por sus hermanos, también artistas, Enrique (25) y Soleá (29). Esta última cantó varios temas junto al grupo Los Evangelistas, con los que ha grabado dos discos y cuyos componentes fueron grandes amigos del cantaor.

Pero no solo el flamenco tuvo su sitio en este festival, dirigido por Javier Ajenjo, ya que Aranda de Duero también congregó a grupos tan conocidos como Marlango, con Leonor Waitling a la cabeza, Vetusta Morla, Los Toreros Muertos, Sidonie, Supersubmarina, Calexico, 2Manydjs y Clap Your Hands Say Yeah, Neuman y la Maravillosa Orquesta Del Alcohol. 

 

¡​Síguenos en Twitter:  @corazon_czn​!