Numerosos rostros conocidos acudieron al funeral por Paco Valladares celebrado en la madrileña Basílica de la Virgen de Atocha.

Era un hombre muy querido en la profesión. Por su talento sobre las tablas y delante de la cámara, pero también por la calidad humana que hacía a Paco un tipo muy fácil de querer.

Quizás por eso, decenas de rostros conocidos del panorama nacional se desplazaron ayer por la tarde hasta la Basílica de la Virgen de Atocha en Madrid para rendirle el último homenaje a un artista de los pies a la cabeza.

Era María Teresa Campos la que anunciaba durante la emisión de su programa '¡Qué tiempo más feliz! el pasado 17 de marzo que había muerto "un hombre con muchas ganas de vivir". Gran amiga de Paco valladares, no podía contener las lágrimas.

Y por eso, se la echó de menos ayer. Sí acudió su hija, Terelu Campos, en pleno proceso de curación de un cáncer, del brazo de su novio, Carlos Pombo.

Concha Velasco, de luto riguroso y con unas gafas de sol que escondían el dolor por la pérdida de alguien a quien admiraba y quería, llegaba a la ceremonia completamente hundida.

Jaime Ostos y Mª Ángeles Grajal,
que ya acudieron hace unos días al funeral de Pepe Rubio, tampoco quisieron perder la oportunidad de despedirse de un gran amigo. También acudieron Natalia Figueroa, Juan 'El golosina', Charo López, José Manuel Parada, Enrique Cornejo y María Garralón, entre muchos otros.