Pastora Soler obtuvo anoche el mejor puesto de los último ocho años en el Festival de Eurovisión. La de Coria del Río posicionó a España con su 'Quédate conmigo' en décimo lugar. 

La representante de España en Eurovisión 2012, Pastora Soler, se dejó el alma en el escenario de Bakú, la capital de Azerbaiyán. "Ha cantado como nunca", según palabras de José María Íñigo, el periodista que más sabe del festival en nuestro país. 

A pensar de lo auguraban algunas encuestas, España no pudo ganar Eurovisión. Suecia, que partía como una de las favoritas y que se ha puesto a la cabeza desde el principio de la votación, ha recibido 372 puntos, mientras que España ha conseguido 97. 

Soler deslumbró a la audiencia con su voz y también con su vestuario. Sencillo, pero elegante, nada que ver con el body de patinadora de Soraya Arnelas ni con el vestido diseñado por Agatha Ruiz de la Prada a lo payaso Micolor que llevó Lydia, la cantante que nos representó en 1999. Pastora Soler lució un vestido asimétrico, de corte helénico en gasa verde aguamarina, e ideado por Cañavate, el diseñador de confianza de la cantante.