Como cada año, cuando llega san Isidro, el programa radiofónico Caliente y Frío, conducido por Álvaro de Luis entregó en Madrid los tradicionales bombines de San Isidro. En esta ocasión el símbolo distintivo, que lleva a su vigésimo quinta edición, recayó (otra vez) sobre Norma Duval y, como novedad, sobre Mario Picazo y Fiona Ferrer Leoni, que lo recibieron con mucha alegría.  

Durante la cena, celebrada en hotel Meliá Fenix, los tres subieron al escenario para recibir su sombrero y dedicar unas palabras tanto a los presentes como a los oyentes del programa e incluso para protagonizar alguna que otra anécdota. Norma, tan bella como siempre, debía recibir el bombín de manos del presentador Boris Izaguirre, sin embargo, debido a un contratiempo de última hora el escritor venezolano no pudo asistir al encuentro. Así que por esos azares de la vida, en su lugar, el encargado de colocarle en bombín a Norma fue Álvaro de Marichalar, que, de esta manera compartió mesa con el resto de invitados. 

Cuando llegó el turno de Fiona Ferrer Leoni y Mario Picazo, ambos subieron al escenario para agradecer un premio tan castizo y eso que ninguno de ellos es Madrileño de nacimiento. De hecho, Fiona nació en tierras irlandesas y Picazo en Colorado (Estados Unidos). Sin embargo, como reconocerían en sus discursos, ya sienten la capital española como una parte más de ellos. Al final va a ser cierto aquello de ‘De Madrid al cielo’.