¿Quién es Manuel Segura?

  • Su nombre ha aparecido vinculado al de la baronesa Thyssen durante las últimas décadas. Ahora el publicista nos habla de cómo ha sido su relación con Tita Cervera, con Borja Thyssen, su hijo biológico, y cómo vive su entorno la estupenda amistad que mantienen. 

 La alargada figura de Manuel Segura siempre ha estado en la vida de Tita y Borja Thyssen. No en vano, además de ser el padre biológico de Borja es el mejor amigo de la baronesa y el único que puede entender su vida. Hoy respira tranquilo tras ver cómo la familia ha vuelto a unirse pero ha pasado siete años complicados intentando acercar las dos partes sin conseguirlo. «Los artífices de que ya estén bien son los tres: Tita, Borja y Blanca». Podía ponerse medallas, pero es sincero y no se las cuelga.

¿Un ‘playboy’?
Para muchos sigue siendo un misterio saber quién es Manuel Segura, a qué se dedica, de qué vive y por qué aceptó guardar el secreto de la paternidad de su hijo que adoptó el barón Thyssen. Lo primero que habría que aclarar es que «no me gusta que me llamen Manolo» y que es oriundo de Santander, donde vivió hasta los 20 años para luego mudarse a Madrid y estudiar la carrera de Derecho con Publicidad en la Complutense. Guapo, atractivo, divertido y amante de las noches, era a finales de los años 70 cuando Segura triunfaba en la capital. Considerado uno de los playboy del momento supo disfrutar del ambiente y conquistar a algunas de las mujeres más deseadas. 

Después, ya convertido en publicitario, ha llevado las cuentas de algunas marcas importantes en las agencias de publicidad donde ha trabajado hasta hace pocos años. Su situación económica y su personalidad le hicieron muy conocido en ciertos círculos. Compaginaba Madrid con Marbella, donde pasó unas vacaciones de Semana Santa con Carmen Cervera cuando empezaron como pareja. «Nos presentó una amiga y yo por entonces no sabía nada de ella, salvo que tenía una sonrisa maravillosa. Estuvimos juntos cerca de dos años y precisamente al final de nuestra relación, cuando ya estábamos pasando una crisis, llegó la noticia del embarazo. Ella se fue a la Costa Brava y decidimos que lo mejor era seguir cada uno por nuestro lado»

De esta manera Tita se quedó con su hijo, junto a su madre, para conocer apenas unos años después al barón Thyssen. «En verano de 1986 vinieron a mi casa de Marbella Borja, su abuela y su tío Guillermo (hoy los dos fallecidos) para decirme que el barón se casaba con Tita y quería adoptar a Borja. Les dije que todo lo que fuera bueno para el niño me parecía bien. No me veía capacitado para poner ninguna pega ya que no me había ocupado del niño nunca», señala.

La vida con el barón
Fueron los años dorados del matrimonio Thyssen. Heini y Tita vivían por todo el mundo y tenían una agenda imparable. El pequeño Borja no se separaba de su abuela, que fue quien también decidió hablar con Segura para que estuviera con el pequeño los fines de semana que sus padres se encontraban fuera. Así fue como volvieron a tener contacto. «Me llamó Carmen (abuela) cuando Borja tenía ocho años y me pidió que pasara tiempo con el chico para que tuviera también la referencia de la figura masculina. Jugábamos los sábados al pádel en el Club de Campo y luego comíamos en casa», recuerda. 

Lo cierto es que desde pequeño supo que era su padre biológico. «Un día Tita decidió decírselo. Para ello nos reunió a los tres, Heini, Borja y yo, y le dijo al niño: ‘Sabes que tú tienes dos papás’. Su respuesta fue que ya lo sabía», aclara. «No tengo sensación de haber sido su padre, pero sí un buen amigo. Hemos compartido mucho juntos, alegrías y tristezas, pero me quedo con una declaración que hizo Borja de mí al asegurar que estaba seguro de que siempre había actuado pensando en lo mejor para él», cuenta.

La reconciliación de Borja y la baronesa
Casado con Paz Pastor, la vida de Segura siempre ha estado relacionada con los Thyssen con mayor o menor frecuencia. Todos sabían cuál era su lugar y por eso nunca ha habido problemas en la familia. «Nunca nos hemos echado en cara nada», afirma. Ni siquiera durante estos siete años tan tensos que han vivido con el distanciamiento radical entre la baronesa con su hijo y su nuera. No fue a su boda, como tampoco ha estado cerca de sus tres nietos que dentro de poco serán cuatro. 

«He sentido mucha tristeza en estos años. Siempre he intentado acercar posturas, pero nunca tuve éxito. El peor momento para mí fue cuando nació el tercer bebé de Borja y no se logró la reconciliación entre los dos en la reunión que mantuvieron en el hospital. Ahí lo vi todo muy negro, creí que ya iba a ser imposible», recuerda. Por eso es sincero cuando asegura que el éxito de que hoy estén bien se debe «a los tres» y destaca cómo Blanca ha favorecido también este reencuentro.

Son muchos los que se sorprenden de la buena relación que la baronesa mantiene con su ex. Se les ve juntos en verano a bordo del Matamua o paseando por San Feliú en compañía, o no, de la mujer de Segura. «Mi mujer es muy inteligente y nunca ha habido problemas de celos. Tenemos una gran confianza y conoce perfectamente a Tita y a Borja, por eso no hay ningún pero a que me vaya unos días a navegar y menos con lo que sabe que me gustan los barcos», aclara.

Sin atisbo de celos
Aunque hace algunos años dejó su trabajo como publicista, se mantiene en activo como consejero de comunicación de algunas empresas. «Siempre he vivido de mi trabajo», matiza cuando le hablamos sobre la diferencia económica con Tita. Él ha vivido de la Publicidad y ha  adquirido algunas propiedades, además de contar con el salario de su mujer que es ejecutiva de una multinacional.

Pasada la tempestad, Segura ya puede disfrutar con Tita de sus nietos. «Pero no dejo que me llamen abuelo. me dicen Manu», confiesa al estilo Tita, que tampoco quiere que la llamen abuela. «También suelo visitar a las niñas de Tita cuando están en Madrid, porque es bueno que vean en la casa la figura masculina», asegura. Igual que con Borja cuando era niño. Lo que está claro es que Segura es una figura clave en sus vidas y uno de los grandes apoyos de Tita, a pesar de que decidieran separar sus vidas. Se dijeron adiós como pareja, pero fue el principio de una gran amistad. 

Síguenos en Twitter: @hoy_corazon