Rodolfo Sancho se ha convertido en un Rey Midas y todas las series que protagoniza se convierten en oro. Un éxito profesional que refleja su gran momento personal.

Ya sea porque está recogiendo el fruto de lo sembrado, porque sabe elegir los proyectos o porque está pasando una racha estupenda, el caso es que Rodolfo Sancho no deja de encadenar éxitos. Tras 'Isabel' y 'El ministerio del tiempo', ambas de TVE, el actor se embarca ahora en una nueva serie de Atresmedia: 'Mar de plástico', en la que da vida a un policía.
 
Durante la presentación del la misma, Rodolfo, que tiene un hijo de 20 años fruto de una relación anterior, nos habló de cómo está viviendo el hecho de volver a cambiar pañales tras el nacimiento de su hija, Jimena, que comparte con la actriz Xenia Tostado.
 
Corazón. Parece que es el actor de moda...
Rodolfo Sancho. (Risas) Personalmente, no lo vivo como una moda, sino como una buena racha. Está gustando mi trabajo y eso lo vivo bien. Estoy muy contento de que me llamen y me siento muy afortunado por los personajes que me llegan.
 
C. Tras 'Isabel', vino 'El ministerio del tiempo' y, ahora, esta serie… 
R.S. Sí, es de género policiaco también, pero muy distinta. Ambas con guiones espléndidos, pero diferentes. El ministerio toca el género fantástico, que eso se ha hecho poco en España y resultaba muy novedoso, pero a mí me gustan todos los genéros. Y qué voy a decir de Fernando 'El católico'… Pero estoy encantando de enfrentarme a este Héctor Tarancón, que me obliga a controlarme mucho, ya que es muy hermético, algo muy distinto a otros personajes que he hecho.
 
C. Se ha convertido en un actor fetiche…
R.S. El éxito depende de muchas circustancias, pero cuando te rodeas de cosas muy buenas, todo es mejor. Si los actores que te dan la réplica son buenos, si lo es el vestuario y hay rigor, tiene que salir bien. Ahora, si te vendes a lo que crees que da audiencia, o sea, al destape, a la floritura…, te pierdes. Y te lo digo yo, que vine de 'Al salir de clase' (risas)… ¿Sale el protagonista de 'Breaking bad' en bolas? No, no hace falta… Como lo de meter en una escena a un chaval sin camiseta haciendo pesas sin venir a cuento…
 
C. O sea, que no se va a quitar la camiseta aunque le maten.
R.S. (Risas) A ver, yo no tengo ningún problema en quitármela, pero porque me estén cosiendo una herida, por ejemplo.
 
C. Pues en 'Isabel'…
R.S. Sí, Fernando estaba en bolas y de cama en cama todo el rato, pero es que él era eso. Era necesario para contar la historia.
 
C. Es un actor de carácter, como lo fue su padre y querido como él. 
R.S. El cariño popular de mi padre es absolutamente inalcanzable. Él fue el actor más popular de España y eso no se va a repetir nunca porque, hoy, por de pronto, hay muchas cadenas. En su momento, había una. Quiero creer que parte del cariño lo he heredado de él y parte me lo he ganado yo. 
 
C. Finalizan el rodaje en noviembre. Va a estar cinco meses fuera, ¿duro, no?  
R.S. Vamos a alternar. Hay un plató en Madrid y estaremos unas semanas ahí y otras, en Almería… ¿Va a ser duro? Si soy sincero, rodar en un estudio en Madrid en julio y agosto… Uff, eso sí que es duro. En Almería, luego vas a la playa y parece otra cosa.
 
C. Además, allí no habrá llantos de madrugada que le despierten…
R.S. ¿Llantos? Muy poquitos. La niña es muy buena. 
 
C. Ha sido padre 20 años después.
R.S. Y me trae muchos recuerdos de entonces… Estoy muy feliz e ilusionado, Jimena es un amor. Los hijos te enamoran y luego te manipulan toda la vida (risas). Y encima, es niña… 
 
C. ¿Lo hace ya?
R.S. Aún no, pero lo hará… 
 
C. Es muy fuerte, ¿no?
R.S. Muy potente, sí. Su madre le pone vestiditos y te quieres morir. 
 
C. ¿Es muy distinto ser padre ahora a cuando lo fue con 19 años? 
R.S. Sí, yo era muy golfo. Desde los 13, un desastre y me vino estupendamente, de verdad. Con 20 años, ya era padre. No todos somos iguales, pero cuando lo más importante de tu vida dejas de ser tú, el egoísmo desaparece por completo y cambias. Te haces responsable de golpe. Eso no quiere decir que con 22 tampoco liara alguna… (risas). 
 
C. Debió de ser un 'shock'...
R.S. A mí me sucedió de manera natural. Supongo que dependerá de la educación que hayas tenido. La mía fue cojonuda. De muchísimo amor y cariño. Y como yo tuve eso, a mí me salió dar a mi hijo lo mismo. 
 
C. Para su pareja, Xenia Tostado, es su primer hijo, ¿cómo lo está viviendo ella?
R.S. Para ella es un descubrimiento. Vive ese amor, que es inexplicable. 
 
C. ¿Cómo surgió el nombre de Jimena?
R.S. Nos gustaba mucho y la verdad es que nos ha quedado un poco medieval: Jimena Sancho. 
 
C. Sigue vinculado a TVE con la película La corona partida…
R.S. Cuando terminó Isabel, yo tenía una espinita clavada: mi personaje no se resolvía. Moría Isabel y había mucho que decir, así es que hemos podido contar su final. Estoy encantado porque, además, se está haciendo muy bien. Salimos con 300 copias, como Lo imposible. 
 
C. ¿Le gustaría que se mantuviera la saga Sancho?
R.S. Mis prioridades son otras: que mi hija sea feliz y que mi hijo de 20 años lo sea también, aunque lo es demasiado (risas)...
 
C. ¿Ha salido a su padre? 
R.S. (Risas) Mi padre nos ha dejado un par de genes incontrolables (risas). Que sean felices y quizá sí podría llegar a hacerme ilusión lo de la saga. Tendría su gracia. 
 
C. ¿Con Jimena repetirá los mismos errores?
R.S. Tengo 40 años y ya no hago cosas que hacía con 20. Entonces, cuando íbamos al parque, el niño se cansaba antes que yo y ahora, no te quiero ni contar quién se cansa… Pero es parecido a lo que vivo ahora. Un hijo te despierta las mismas cosas. 
 
C. ¿Qué tal se le da cambiar los pañales?
R.S. Soy todo un experto y los cambio en un tiempo récord. Estoy como para ir a un concurso (risas). 
 
C. ¿Y cómo lleva su hijo tener una hermana?
R.S. Muy bien. Al principio decía cosas como: «¿Pero qué es esto?». Y le dije: «Oye, que no tienes cuatro hermanos como para ponerte celoso» (risas). Y cuando la vio, se enamoró de ella.

¡Síguenos en Twitter: @corazon_czn!