Starlite, la luz de las estrellas

Marbella ha sido el punto de encuentro para un gesto solidario por parte de muchas caras conocidas. Ya son seis años acudiendo a la Starlite. La he presentado en sus inicios
–ahora se retransmite por una cadena privada y fantásticas caras profesionales lo hacen de manera brillante–, cuando solo existía la gala como tal. Era una noche solidaria en la que muchas personalidades acudían a una cena con espectáculo y subasta incluidos para ayudar a los que más lo necesitan con la Fundación Niños en Alegría y la Fundación Lágrimas y Favores.

Allí reunidos puedes encontrar a Alejandro Sanz o la baronesa Thyssen, David Bisbal cantando en el escenario con Antonio Banderas, todos juntos y bien avenidos. Música y arte para una velada en la Cantera. He tenido de compañeros a actores como Joseph Fiennes o Imanol Arias, y he podido disfrutar de momentos memorables, como la puja de varias señoras de una mesa por un baile con Banderas ante la atónita mirada de su entonces adorada Melanie que pujaba más que ellas.

Han sido momentos inolvidables, que han dado lugar a lo que es hoy la Gala Starlite, un festival musical de varios días que tiene tras de sí un importante motor organizativo y emprendedor. Como sé que a mi directora le gusta que escriba sobre nuestros personajes más queridos, le voy a hacer caso y hoy quiero dar dos nombres importantes de ese acontecimiento que ha hecho que Marbella vibre de manera diferente desde 2010.

Uno lo acabo de mencionar: Antonio Banderas, incondicional de este encuentro y pionero a la hora de moverse por la fundación que él representa y por la que haga falta, pero con especial cariño a la Fundación Lágrimas y Favores. El actor ha acudido siempre entregado y con su mejor actitud, esté donde esté –y con quien esté– para apoyar esta causa. El año pasado vino solo. Le noté correcto e igual de entregado, haciéndome bromas y consciente de su impacto allí. Este año ha estado pletórico y en forma junto a Nicole Kimpel, que ha sabido estar, serena y consciente de lo que supone Antonio para la prensa en España. Ole por ella, hay que reconocérselo. 

Y también que a Melanie la tenemos todos en el corazón de manera especial. Y ahí va otro nombre que quizá a muchos no os suene tanto: Sandra García-Sanjuán. Ella es el alma máter de Starlite. Nos conocemos hace tanto que ya no recuerdo y a ella le debo mucho. Su sonrisa y capacidad de entrega valen lo que merece: todo. A su lado, su marido Ignacio, y toda su familia, incondicionales. Tanto, que ha conseguido ser toda una emprendedora y promotora de este festival que ya exporta a México. Junto a su equipo, ha logrado lo que pocos promotores en tiempo de crisis. Aún recuerdo cuando me contó el proyecto que era solo un sueño escrito negro sobre blanco. ¡Enhorabuena, querida! Ojalá vaya todo como debe y este nuevo paso sea un éxito. ¡Feliz descanso a todos!

Una canción para la ocasión: ‘I’ll be waiting’, de Lenny Kravitz.​

Síguenos en Twitter: @corazon_czn y @anneigartiburu