El triunfo de la entrevista de Bertín Osborne a Jesulín de Ubrique

  • Jesulín de Ubrique engancha a la audiencia sin hablar de Belén Esteban.

No mencionaron a Belén Esteban, que podía ser el mayor reclamo por el morbo, pero engancharon a 2 millones y medio de espectadores, consiguiendo copar un 15% de la audiencia del 'prime time' de la noche del miércoles.

Bertín Osborne entraba en casa de Jesulín de Ubrique en la segunda entrega de 'En la tuya o en la mía' y los telespectadores se quedaban para ver cómo Bertín interrogaba a un hombre que, con sus altos y sus bajos, siempre ha despertado el cariño del público.

De quién sí habló fue de Andrea, su primogénita, esa niña nacida de su relación con Belén: "Es una cría maravillosa, responsable... ¿Qué voy a decir de mis hijos? La relación con ella es fenomenal. Siempre he buscado lo mejor para mi hija y para mis hijos".

Pero, sin duda, el momento álgido llegaba cuando tocaban el tema de su 'hit' musical: 'Toa, toa'. "Ser cantante me perjudicó. Cuando terminé esa temporada le dije a mi padre que hablase con la discográfica para cancelar la gira de conciertos. ¡Porque yo tenía una gira de conciertos! Con mi madre... Viendo que aquello no me beneficiado, con los pitones del toro en la barriga y la gente no me echaba cuentas...".

También explicó que el hecho de que sea torero se debe, en parte a Rocío Jurado. Cuando él era pequeño, su padre organizó una fiesta en casa con la cantante como estrella. No acudió toda la gente que esperaba y el patriarca de los Janeiro tuvo que hacer frente a unos costes muy elevados. Para echar una mano, comenzó a torear y le dio esos primeros sueldos para ayudar a pagar la deuda.

De su mujer, con quien se ha dicho estos días que atraviesa una crisis, dijo: "Me siento muy orgulloso de que mi mujer haya acabado la carrera...ha sido muy tentador lo que le han ofrecido, y mi mujer no ha elegido la calle de en medio".

¡Síguenos en Twitter: @corazon_czn!