Virginia Troconis: "Hemos pasado épocas complicadas"

  • Virginia Troconis nos cuenta sus sentimientos justo en el momento en el que su marido, Manuel Díaz 'El Cordobés', se pone delante del toro.

Confiesa que, a pesar de que desde fuera parezca que su relación con El Cordobés pueda parecer perfecta, en estos 14 años han tenido sus altos y sus bajos. Virginia Troconis habla del miedo que le da que Manuel se ponga delante de seis toros este 14 de junio, pero asegura que, el día que tenga que retirarse, será porque él quiera y no por sugerencia suya.
 
Corazón. ¿Con el tiempo lleva mejor o peor que su marido sea torero?
Virginia Troconis. Peor, aunque yo conocí a Manuel así. Cuando va a salir el toro, me entran todos los males: me duele el estómago, me tiembla la pierna... Imagínate que el día 14 son seis toros. Tengo ilusión en que se llene la plaza, que sea un éxito, que pueda transmitir lo que siente. Tengo muchas ganas de que llegue esa fecha, pero que sean las diez de la noche y ya haya pasado. Manuel tiene mucho amor propio y es muy responsable, por eso sé que lo va a dar todo.
 
C. ¿Cuantas veces ha deseado que deje los toros?
V.T. Es una decisión que debe tomar él, pero quiero que, cuando lo haga, se sienta realizado. Sería muy duro que se fuera por otras circunstancias. Ahora está en otra etapa de su profesión. Ya no torea las 90 corridas de antes, sino entre 35 o 40. Puede seleccionar mejor.
 
C. ¿Se imagina cuando esté todo el tiempo en casa?
V.T. Nosotros pasamos mucho tiempo juntos, porque, incluso, en estas fechas lo que torea son los fines de semana. Piensa que los niños están por el día en el colegio y nos quedamos solos. Eso sí, cuando vuelven nos dedicamos a ellos.
 
C. Tener a su familia tan lejos hará que valore mucho estar con ellos.
V.T. Me encantan las reuniones de los domingos con mi suegra, mi cuñado y Alba en casa. Manuel cocina fenomenal y se suele encargar de la comida. 
 
C. ¿Sueña con instalarse con su familia en Venezuela?
V.T. Tal y como está mi país, no. Por eso me da mucho miedo lo que pueda pasar en España, me recuerda mucho a lo que vivimos en Venezuela. Allí la gente de dinero se largó y los que lo están pasando fatal son los de la clase media. Eso es lo que me asusta. De aquí a las elecciones generales, seguro que Podemos hace cosas muy buenas y populares, pero cuidado como ganen. Mi gente lo está pasando muy mal, por eso me duele más no solo la distancia, sino saber las carencias que hay con la comida, la forma en que ha subido la inflación... Y lo peor de todo es la inseguridad. Allí no puedes salir a cenar o ir con tus hijos al cine. Y comprar un billete de avión es complicado.
 
C. La diferencia de España es que forma parte de Europa y no se permitirán ciertas cosas.
V.T. Pero eso es como cuando los venezolanos pensábamos que los Estados Unidos no iban a permitir ciertos cambios. Era lo que creíamos, luego vimos que a los americanos les daba igual. No importa que haya gente en huelga de hambre o presa por sus creencias. Es muy peligroso confiarse. Tengo miedo. En mi país hasta es complicado sacar unos billetes de avión.
 
C. ¿Qué les diría a los españoles que están convencidos de que con partidos como Podemos les va a ir mejor, que España avanzará?
V.T. Es cierto que la gente quiere un cambio, pero hay que tener mucho ojo con lo que venga.
 
C. Viven en el campo, en su particular paraíso, con sus hijos que aún son pequeños, pero puede que, con el tiempo, prefieran estar en la ciudad.
V.T. De momento, ellos son felices aquí. Aguantaremos lo que podamos. De todas formas soy de pensar en el día a día. Cuando estoy unos días fuera y vuelvo a mi casa, entiendo que esta vida no la cambio por nada. Aunque necesite coger el coche para cualquier cosa. Estoy acostumbrada y no me iría a ningún otro sitio. 
 
C. Llevan 14 años de una historia de amor que parece perfecta.
V.T. Nada es perfecto. La relación de pareja no es fácil para nadie. Hemos pasado épocas más complicadas que otras. Nos hemos ido adaptando y hemos crecido juntos. Pero es verdad que hoy puedo decir que es con Manuel con quien quiero compartir el resto de mi vida. Quiero envejecer a su lado y me imagino nuestra vida juntos, incluso cuando nuestros hijos ya se hayan ido de nuestro lado. Soy feliz viviendo en el campo y tenemos una vida muy normal. Hemos pasado años más complicados, con mas corridas, embarazos... Hoy todo encaja.
 
C. La única pieza que falta para completar la felicidad es que su suegro dé señales de vida.
V.T. Me da pena ver que los niños pregunten por su abuelo y cómo les tiene que responder Manuel. Lógicamente, no les va a decir que su padre no le quiere y por eso es difícil. Alba ya lo entiende perfectamente, pero los pequeños aún no. Me da miedo por la edad que tiene y que en cualquier momento se pueda ir de este mundo, pero es un asunto que no está en nuestras manos. No ha habido ni un gesto por su parte y Manuel creo que lo ha hecho de la mejor de las maneras. 
 
C. ¿Cómo consigue llevarse bien con la ex de su marido?
V.T. Será porque a Vicky la veo como una amiga y no hay ninguna duda por las tres partes. Nunca he tenido problemas con ella y creo que hemos conseguido hacerlo bien por Alba. Jamás ha oído una palabra contra su padre o su madre y lo cierto es que le encanta venir al campo o a cenar con nosotros en Madrid. Tiene una edad divina y es verdad que, a lo mejor, nos quedamos con lo mejor de Alba ya que, igual para la madre, el día a día es mas complicada. Ya nos llegará también la adolescencia de los pequeños, aunque con Manuel creo que la tenemos por adelantado. 

¡Síguenos en Twitter: @corazon_czn!