Nelson Mandela ha recibido sepultura en la aldea de Qunu, tras un funeral de Estado al que han acudido cerca de 5.000 personas. El entierro se ha celebrado en la más estricta intimidad de su familia, amigos más cercanos y algunos invitados. El número de personajes famosos ha sido bastante reducido: Alberto de Mónaco, el Príncipe Carlos y Oprah Winfrey no quisieron perderse el último adiós al preso 46.664. 

El expresidente de Sudáfrica ya descansa en el pueblo donde pasó parte de la infancia. El féretro de Madiba, cubierto con una bandera sudafricana, fue porteado en procesión por militares de alto rango.