Hoy es el último Te Deum para el Alberto II. Como todos los años, la Familia Real de Bélgica ha presidido los actos religiosos, pero esta vez despertaban más interés que nunca: los reyes iban a abdicar. 

Poco antes de las nueve de la mañana, la Familia Real han llegado a la iglesia de San Miguel y Santa Gúdula para celebrar el Día Nacional de Bélgica. Los reyes han sido recibidos con aplausos y vítores y esto ha provocado que el rey Alberto se emocionara, pues sería su ultimo acto oficial después de 20 años de reinado.

El momento más emocionante se ha vivido hacia las 10.30 de la mañana, cuando el rey ha firmado la abdicación ante caso 250 invitados entre los que solo se encontraba un extranjero, el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso.

Al mediodía, se ha celebrado el acto de entronización, que ha tenido  lugar en la sede del Parlamento belga. Felipe ha jurado su cargo de rey ante dos cámaras y en las tres lenguas del país: francés, flamenco y alemán.

La celebración seguirá con la salida al balcón de los recién estrenados reyes acompañados por la princesa heredera, su hija Isabel, de 11 años, que ya es duquesa de Brabante.