Las difíciles preguntas a un Rey neutral

  • En ocasiones, la prensa ha elegido el momento menos oportuno para preguntar sobre cuestiones espinosas a don Felipe. Las repasamos.

Hasta hace unos años había una norma no escrita pero que casi todos los periodistas respetaban, según la cual, a los miembros de las Familias Reales no se les pedían declaraciones sobre cuestiones políticas. Se entendía que, como la Corona representa a todos los españoles, sus miembros deben ser neutrales. Sin embargo, aquella norma dejó de respetarse y empezaron a pedirse valoraciones espontáneas al Rey sobre cuestiones extremadamente delicadas, de la misma forma que se le piden a un miembro del Gobierno o al líder de un partido político.
 
A don Felipe se le llegó a preguntar en plena calle, en Roma, su opinión sobre Cataluña, como si fuera una cuestión que se pudiera abordar con ligereza. El Rey, prudente por naturaleza, no contestó y esperó al Mensaje de Navidad para transmitir lo que tenía que decir sobre esta cuestión.
 
Incómoda fue también la situación que se vivió en La Zarzuela el 7 de noviembre del año pasado. Ese día, don Felipe recibió por primera vez al nuevo arzobispo de Madrid y una periodista que acudió a cubrir la audiencia aprovechó que tenía al Rey a menos de tres metros para preguntarle sobre la reciente imputación de la Infanta Cristina.
 
Monseñor Carlos Osoro se quedó perplejo, y don Felipe evitó responder. En su nombre, Zarzuela ya había manifestado su «respeto a la independencia del poder judicial".
 
Las preguntas inoportunas no son exclusivas de España. También la princesa Victoria de Suecia se enfrentó recientemente a una de ellas. La Heredera del trono sueco se encontraba en el 70 aniversario de la liberación de Auschwitz, acompañada por dos supervivientes del Holocausto, cuando un periodista le preguntó: "¿Ha considerado la princesa su historia familiar?".
 
El informador le recordó que entre sus parientes hubo alguno próximo a los nazis, como fue su abuelo materno, Walther Sommerlath, y otros que ayudaron a liberar a los presos de los campos de concentración, como Folke Bernadotte, primo de su abuelo. Victoria le respondió: "El nazismo es horrible y es una de las peores historias de la humanidad. Es una larga historia. Tenemos un montón de información y uno puede tomar parte (en los homenajes) si lo desea".
 
Pero la respuesta más sorprendente a una pregunta aparentemente incómoda fue la de Constantino de Grecia, hermano de doña Sofía, a Alice Thomson, de 'The Times'. La periodista le pidió su opinión sobre la victoria del líder radical, Alexis Tsipras, en el país en el que él reinó entre 1964 y 1973 y al que ahora ha regresado tras exiliarse en Londres: "Creo que los europeos y los griegos tienen que darle una oportunidad", respondió.
 
"Los griegos son por naturaleza de izquierda. Lo llevan en la sangre. Es muy griego querer cambiar el sistema, no les gusta la autoridad… El pueblo griego ha sufrido mucho, demasiado, y eso es inaceptable". Liberado de las ataduras de un monarca reinante, Constantino puede decir con toda sinceridad lo que piensa.

¡Síguenos en Twitter: @hoy_corazon!