Los modelos elegidos por la princesa de Asturias para sus últimas apariciones públicas han dejado en evidencia su trabajada musculatura.

A Letizia Ortiz le gusta cuidarse, a tenor de cómo lucen sus biceps, trapecios y deltoides. Los tonificados músculos de la Princesa recuerdan, salvando las distancias, a los de la 'Reina del pop', Madonna.

El vestido palabra de honor diseñado por Felipe Varela, que lució la Princesa de Asturias en la cena de gala previa a la boda del Príncipe Guillermo, dejó al descubierto los hombros de Letizia. Muchos criticaron la delgadez de la Princesa, pero en realidad, lo que llamaba la atención era su exagerada musculatura.