El Rey Juan Carlos viajará a Marruecos en Ramadán

El Rey don Juan Carlos, en Zarzuela

El viaje a Marruecos que el Rey tenía previsto realizar a primeros del pasado mes de marzo, pero que tuvo que aplazar como consecuencia de la operación de hernia discal, lo hará finalmente a mediados de julio, en pleno mes del Ramadán. Esta celebración religiosa, en la que los musulmanes guardan ayuno durante un mes desde que sale el sol hasta que no se distingue un hilo blanco de otro negro, afectará en gran medida a la estancia del Rey en Rabat. Habitualmente, las visitas oficiales incluyen almuerzos, cenas y recepciones, pero en este caso habrá que esperar a que se haga de noche para ofrecer cualquier tipo de alimento o de bebida, incluso agua.

El objetivo de estas visitas es mejorar o consolidar las relaciones entre los dos países y lo lógico es que la delegación española, aunque no sea musulmana, se abstenga por cortesía de realizar en público cualquier gesto que pueda molestar al anfitrión.Cualquier otra fecha hubiera sido más fácil para organizar una visita oficial, pero cuando se tuvo que aplazar el viaje anterior tanto don Juan Carlos como Mohamed VI habían mostrado su voluntad de que esta visita se retomara lo antes posible.

También durante su convalecencia el Rey de España había reiterado su deseo de que Marruecos fuera el primer país que visitara en cuanto los médicos le permitieran viajar. Al final, su recuperación ha coincidido con esta celebración y ambos países han decidido aprovechar el momento.

Tanto el Ministerio de Asuntos Exteriores como el Palacio de La Zarzuela están ultimando los preparativos de este peculiar viaje del Rey a un país que, en el periodo de Ramadán, se paraliza durante el día. Una de las ventajas que presenta realizar esta visita en estas fechas es que a lo largo del día hay menos tráfico, ya que la mayor parte de los comercios están cerrados hasta el ocaso.

Aunque se trata de un viaje corto, de apenas 48 horas de duración, las autoridades españolas le otorgan la máxima importancia. De hecho, es probable que al Jefe del Estado le acompañen hasta ocho ministros españoles durante su estancia en Marruecos.

También el Príncipe de Asturias realizará los próximos días un viaje de gran importancia. Don Felipe se trasladará los próximos 3 y 4 de julio a Lausana (Suiza) para defender la candidatura de Madrid, frente a Estambul y Tokio, como sede de los Juegos Olímpicos en 2020. Se trata de una cita decisiva para obtener apoyos internacionales y, aunque España sabe por experiencias anteriores que, en la cuestión olímpica, las promesas no siempre se cumplen, esos contactos permitirán hacernos una idea de lo que pueda ocurrir el 7 de septiembre en Buenos Aires, donde se elegirá definitivamente la sede de los Juegos.

Don Felipe estará acompañado en Lausana por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; el ministro de Economía, Luis de Guindos, y la alcaldesa de la capital, Ana Botella, entre otros. Es la primera vez que el Príncipe defiende en persona el sueño olímpico de Madrid.

¡Síguenos en Twitter: @hoy_corazon!