La pequeña Estelle de Suecia ya forma parte de la familia cristiana.

Nació el pasado 23 de febrero, pero no ha sido hasta hoy, tres meses después, cuando ha entrado a formar parte en la familia cristiana. A las 11 de la mañana comenzaban a llegar al Palacio Real de Estocolmo, en cuya capilla sería bautizada la niña, los invitados reales al evento.

Una vez en el interior, la niña, en brazos de su madre, Victoria de Suecia se mostraba de lo más tranquila esperando a que el arzobispo de Uppsala, Anders Wejryd, encargado de dirigir la ceremonia religiosa, le echase el agua por encima de la cabeza.

Su abuelo, Carlos Gustavo, no paraba de hacerle carantoñas sin conseguir que la pequeña se inmutase. Está claro que, además de a su padre, que tiene la típica cara de bobo que se les pone a los padres primerizos, al abuelo se le cae la baba con la que es su primera nieta.

Los encargados de hacer las lecturas fueron la propia Victoria de Suecia y Hakoon de Noruega y su tío, Carlos Felipe, vertió sobre la pila bautismal, una auténtica reliquia usada por primera vez por el príncipe Gustavo en 1746.

Una vez concluido todo el rito y antes de comenzar la recepción en la planta Bernadotte, los familiares, tanto los miembros de la familia real sueca como los de Daniel Westling, se hicieron una bonita foto para que la niña pueda recordar uno de los días más felices de su vida.

¡Síguenos en Twitter: @hoy_corazon!