No es fácil tener acceso a Bar Refaeli y, menos aún, conseguir que hable de Leonardo DiCaprio. No lo hacía cuando eran novios y, ahora que lo han dejado, habría sido casi un milagro. Estuvimos con ella hace unos días en Barcelona, cuando la modelo presentaba los nuevos televisores cinema 3D con gafas de cine que acaba de lanzar la firma LG.

Hoy Corazón: Está recién llegada de Cannes. ¿Qué tal lo ha pasado?
Bar Refaeli: Genial, Cannes siempre es increíble. Hizo un tiempo estupendo y el ambiente era muy animado.
H.C.: Está en Barcelona para presentar una televisión 3D. ¿Le gusta ver cine en casa?
B.R.: Desde luego. De hecho, es con lo que realmente disfruto. Estar en casa con mis amigos, charlar, cocinar para ellos y, por supuesto, ver películas, que gracias a esta tecnología podemos hacerlo como si estuviéramos en el cine.
H.C.: ¿Y en qué otros proyectos está ahora?
B.R.: Bueno, no me gusta hablar de las cosas antes de que pasen. Trabajo mucho, pero prefiero no adelantar nada porque da mala suerte.
H.C.: Lo ha dejado con Leonardo DiCaprio tras cinco años de relación. ¿Cómo se encuentra?
B.R.: Uuuhhh, mi vida sentimental es mía (ríe).
H.C.: Bueno, ahora que está soltera, sí podrá decir cómo es su tipo de hombre ideal.
B.R.: Creo que me lo guardo para mí. No me gusta hablar de mi vida privada.
H.C.: Aun así, los medios lo hacen continuamente.
B.R.: Ya, pero es algo que no asimilo. Nunca leo nada de lo que se publica sobre eso.
H.C.: No habla de su vida sentimental, tampoco de sus proyectos profesionales... Es usted una mujer difícil de entrevistar.
B.R.: Bueno, es que no me gusta hablar de eso... No sé, estoy entusiasmada con una campaña que he hecho para Escada, tengo pendientes editoriales con algunas revistas como GQ... De verdad que lo que más hago es trabajar. Y ahora, por ejemplo, estoy como loca con Twitter. ¡Enganchadísima!
H.C.: Pues Twitter suele revelar muchos datos de la vida privada de los famosos. ¿Ahí sí lo cuenta todo?
B.R.: ¡No todo!, pero sí cuelgo muchas cosas, aunque siempre seleccionando el tipo de información que doy.
H.C.: Se organiza bien entonces con tanto trabajo.
B.R.: Sí, pero porque tengo la grandísima suerte de poder elegir las cosas que hago y trabajar sin descanso durante un tiempo y, de repente, cogerme dos meses de vacaciones para desconectar un poco del ritmo frenético de viajes y producciones. En cuanto veo que me estreso, paro. En cualquier caso, también tengo la suerte de trabajar con gente estupenda, de mucha calidad humana, y eso ayuda.
H.C.: Efectivamente, tiene suerte, porque el mundo de la moda puede ser muy cruel...
B.R.:
Lo es, sin duda. Pero si lo piensas bien, en cualquier trabajo pueden surgirte problemas. Lo importante es que te encante hacer lo que haces y disfrutar al máximo de tu profesión.
H.C.: ¿Y cuando se canse de la moda, qué vendrá?
B.R.:
Me gustaría formar una familia, estudiar... Desde luego, aburrirme, no me aburriré.
H.C.: ¿Qué estudiaría?
B.R.:
Ahora mismo estoy estudiando Psicología. Pero no porque quiera dedicarme a ello en un futuro, si no porque me gusta, quiero completar mi formación, me parece interesante. Y cuando termine, pienso estudiar otra cosa. Ya veré qué.
H.C.: ¿Tanteará el cine?
B.R.:
Lo voy a intentar pronto. No tengo nada cerrado, pero voy a intentarlo. Estoy decidida