No hay por qué renunciar a lo mejor en tiempo de crisis. Estos regalos demuestran cómo ser sibarita sin grandes desembolsos.