El bienestar físico y psicológico de los enfermos de cáncer fue el principal tema de debate del II encuentro Cancer Beauty Care, que celebraron en Toledo Mujer hoy, MD Anderson Cancer Center y La Roche-Posay. 

Casi un centenar de personas, pacientes y familiares en su mayoría, asistieron con interés a las charlas de los expertos y plantearon sus dudas respecto a una enfermedad que cada año se diagnostica a más de 77.000 mujeres en nuestro país y que no solo afecta a la salud del enfermo, sino a su equilibrio psicológico y al de su entorno.

“La esperanza de vida de los pacientes de cáncer ha aumentado en los últimos años en nuestro país, hasta situarse entre los mejores datos de toda Europa. En el caso del cáncer de mama, el de mayor incidencia entre mujeres, la supervivencia es del 82%, cinco años después del diagnóstico”, explicó el doctor Santiago González Moreno, director médico de MD Anderson Cancer Center Madrid y jefe de Servicio de Cirugía Digestiva y Oncología Quirúrgica Digestiva de este hospital.

El doctor González Moreno reflexionó sobre las armas con las que se puede luchar contra la enfermedad: “Lo más importantes es tener todo el apoyo social y familiar, y sobre todo información. Cuando sabemos a qué nos enfrentamos, somos capaces de saber cómo manejar nuestras defensas, pero si existe incertidumbre vienen los problemas”.

El dr. González, que preside las sociedades europea y española de Oncología Quirúrgica, hizo un repaso de las investigaciones en nuevos tratamientos oncológicos, más específicos, más eficaces y menos agresivos. “Cada vez se conocen más los mecanismos de supervivencia de los tumores –explicó–, y se está investigando en tratamientos que tienen en cuenta la biología del tumor, a los que llamamos dianas terapéuticas. Y hay otra línea, dirigida específicamente a potenciar nuestro sistema inmune, para que nuestro organismo cree anticuerpos que luchen contra la enfermedad”.

Equipos multidisciplinares
El especialista hizo hincapié en la necesidad de abordar la enfermedad con equipos multidisciplinares muy bien cohesionados, una cuestión sobre la que también incidieron los psicooncólogos Marta de la Fuente, Manuel Hernández y Margarita Castaño.

“Nosotros estamos para acompañar, ayudar y proporcionar estrategias que ayuden a los enfermos a llevar mejor su proceso”, señaló Marta de la Fuente, responsable de la Unidad de Psicooncología en el MD Anderson Cancer Center de Madrid, quien incidió en que es necesario “normalizar las emociones negativas, aliviar la culpabilidad del paciente y dar recursos para que salga el sufrimiento”.

Manuel Hernández, coordinador de la Unidad de Psicooncología del Hospital Universitario de Basurto (Bilbao), explicó que el 40% de las personas que reciben tratamiento necesitan recibir ayuda psicológica durante el proceso, pero solo un 10% llega a la consulta. “Podemos dar desde soporte emocional a atender trastornos psicológicos, que pueden aparecer hasta en una cuarta parte de los pacientes, y que ahora no estamos atendiendo”.

El cambio drástico de la imagen corporal y la dureza del tratamiento son de las causas de ese sufrimiento, según explicó Margarita Castaño, psicooncóloga de la Asociación Española contra el Cáncer en Toledo.

Dermocosmética y dieta
Precisamente de esos cambios, y de los cuidados dermocosméticos ante los efectos de las terapias oncológicas, hablaron Othman Bennis, director en España de La Roche Posay, y Leonor Prieto, directora científica. Bennis recalcó que el 25% de los pacientes tratados en el centro termal que la firma de belleza tiene en Francia son pacientes oncológicos. En cuanto a los tratamientos en casa, Prieto explicó qué los cosméticos con propiedades protectoras, calmantes y reparadoras son los más adecuados para estos casos, y señaló que el maquillaje corrector mejora el estado de ánimo de las pacientes.

La nutrición es otra de las patas sobre la que debe asentarse el bienestar de las enfermas y a ella se refirió Pedro Robledo, de la unidad de Nutrición y Dietética de MD Anderson Cancer Center Madrid. Robledo explicó que la dieta es importante, aunque por sí misma no es un tratamiento para el cáncer, e incidió en que variedad, equilibrio y moderación son las tres claves sobre las que debe asentarse una dieta saludable.

Borrar las huellas
Por último, el dr. Emilio García Tutor, jefe del Servicio de Cirugía Plástica y Reparadora del citado centro, habló sobre la contribución de la cirugía para afrontar la enfermedad desde un punto de vista físico y emocional. El especialista analizó los diferentes métodos de reconstrucción mamaria y se mostró partidario de la reconstrucción inmediata con grasa abdominal, que permite a la paciente no verse mastectomizada tras salir del quirófano.

También se refirió al tratamiento quirúrgico del linfedema, un problema que surge como efecto secundario de los tratamientos quirúrgicos y radioterápicos de los tumores, y que se alivia mediante una especie de “by-pass” linfático-venoso.