Laure Manaudou, campeona francesa de natación, ha visto como, en pocos meses, su carrera deportiva y su vida sentimental se hundían más y más. Tras los escándalos amorosos que ha protagonizado en los últimos meses con su ex novio, el también nadador Luca Marin, la esperanza que en ella habían puesto sus compatriotas se ha venido abajo con los malos resultados que está registrando en los JJOO de Pekín.

La niña mimada y admirada de la natación francesa está saboreando las hieles más amargas de la fama. Si a finales del año pasado todo el mundo se enteraba, en directo, de la ruptura entre la francesa y el italiano Luca Marin por la descomunal bronca que protagonizaron al borde de la piscina durante los Europeos de natación en Hungría y veían la luz unas comprometidas fotografías de contenido erótico con Manaudou como protagonista, las Olimpiadas de Pekín no han traído alegrías precisamente a la joven.

Mientras todos sus compatriotas supieron perdonarle el hecho de que abandonara su Francia natal por irse a vivir su historia de amor a Italia con Marin y tenían puestas en Laure todas sus ilusiones por conseguir el oro olímpico, la gala se ha ahogado en un mar de altibajos que superan lo meramente profesional y del que parece no salir a flote. En 400 metros libres, la prueba que le lanzó al estrellato mundial en Atenas al conseguir el oro con tan sólo 17 años, quedó última el pasado lunes en “el cubo” de Pekín, y en 100 metros espalda no ha pasado de la séptima posición… de ocho.

Desde que en Hungría, llena de odio, arrojara delante de millones de miradas su anillo de compromiso a la cara de Luca Marín (aunque falló y le dio en la espalda a un atónito Filippo Magnini que pasaba por allí), la vida de Laure Manaudou no ha remontado el vuelo. Desde diciembre, y a pesar de las querellas interpuestas por la nadadora, aparecen colgadas en diferentes sitios de la Web una serie de veinte fotografías en las que esta joven de 21 años aparece totalmente desnuda y en actitud más que comprometida.

A pesar de que, visto como terminó su relación, el principal sospechoso de su publicación es su ex novio Luca Marin, aun no se ha dictado ninguna sentencia en su contra y las fotos, y un supuesto vídeo que parece que realmente nadie ha visto, siguen visibles en la red.

Desde hace unos meses, la ya ex ídolo francesa está unida sentimentalmente al también nadador francés Benjamin Stasiluis, con el que Marin se empeña en afirmar que comenzó la relación antes de poner el punto y final a la suya.

Sea como fuere, lo que es cierto es que este culebrón tan acuático parece que aun no ha llegado a su final. Lo que ya no es tan seguro es si la niña de la sonrisa que decían brillaba tanto como los metales que conseguía podrá llegar a la meta de su carrera deportiva encaramada, como lo hiciera antaño, al cajón más alto del podio.