Hablar y expresarse correctamente en una reunión social, llevar la vestimenta adecuada en cada ocasión o mostrar unas formas impecables durante una cena de gala serán algunas de las pruebas de fuego a las que tendrán que enfrentarse los participantes de 'Las joyas de la corona', el nuevo 'reality' que Telecinco estrenará este jueves en prime time y que tendrá a Carmen Lomana como directora de la escuela de estilo.

La rica que se hizo popular a través de un reportaje sobre la crisis, donde comparaba las penurias de sus pudientes amigos con las que sufrían los pobres ("ellos ya están acostumbrados", decía), se embarca así en este proyecto. "Es un experimento", asegura el director general de Contenidos de la cadena Manuel Villanueva, al referirse al verano como época propicia "para probar productos".

"Para mí va a ser un reto muy importante y muy ilusionante. El objetivo es lograr que los chicos, gracias a las herramientas que les vamos a dar, consigan adaptarse a cualquier situación y ambiente", explica la coleccionista de trajes de alta costura.

Lomana, que se convierte en "profesora" de modales, estilismo y protocolo por exigencias del guión, dice haber sido educada en un clima fantástico pero también rígido. Aún así, sabe que tiene por delante un reto complicado: "creo que lo que me va a costar mucho es reñirles o decirles que algo no me gusta pero trataré de expresarlo de la manera en que ellos lo entiendan mejor, para evitar que se puedan llegar a sentir humillados".

Con la misma espontaneidad que provocó que la cadena de Fuencarral se fijara en ella y con una "tremenda ilusión" por vivir la experiencia, Lomana espera "no defraudar" como maestra de estilo en un espacio que está enclavado en una selecta zona residencial de las afueras de Madrid, la nueva residencia para los concursantes, seis chicos y seis chicas dispuestos a impregnarse del ’charme’, encanto en francés y una palabra habitual en el vocabulario de la políglota Lomana.

Palabrotas

Sobre las posibles conductas a corregir, Lomana se atreve a destacar ciertos malos modos que dejan en mal lugar a quien incurre en ellos, como el tema de los tacos. "Uno puede llegar a decirlos pero hay que saber muy bien en qué ambiente y en que situación hacerlo. No puede ser una constante en tu vida", resalta.

Cuestionada sobre si llevaría a Belén Esteban a la escuela de estilo, la respuesta es inmediata. "No lo haría porque no tiene ningún sentido de autocrítica y aparte, si viniera y aprendiera a ser finísima, se le acabaría el trabajo", sentencia algo cansada de la polémica entre las dos. Mientras, Jordi González, que se queda sin vacaciones para conducir ’Las joyas de la corona’, va más allá y apunta a "todas esas personas pedantes y cursis, que hacen alarde de lo poco que saben".

El que es uno de los presentadores estrella de Telecinco reconoce sentirse "conquistado" por el espacio, un producto que juega con "lo surrealista de mezclar pijas y ’chonis’, gente de mundo y gente que no ha subido nunca a un avión". "Me hace gracia el contraste", se justifica González, que hará de conductor de las galas semanales que tendrán lugar todos los jueves a partir de las 22:00 horas y de las que saldrá un ganador "preparado para salir del paso de situaciones complicadas a nivel social".

"Igual que nos fascinaron las películas de ’My fair lady’ o ’Pretty woman’, en este programa -vaticina- va a haber algo mágico: ver cómo a alguien que no ha tenido oportunidades se le brinda la ocasión de vivir y ser protagonista de algo que hasta ahora sólo había visto en el cine".