Pitita Ridruejo, la controvertida imagen de la alta sociedad española

  • Pocas veces un apelativo cariñoso dio para sinónimo. Pero Pitita Ridruejo es más que eso, sino la bandera de una raza en serio peligro de extinción: 'las pititas'. La vida de la alta sociedad española cambió para siempre con su regreso a Madrid en los años 50 del siglo pasado. Desde entonces, Pitita se ha convertido en un mito viviente. Y no sólo por sus experiencias, digamos, paranormales...

Sin duda que la vida de Pitita Ridruejo (1930, Madrid) merece una magnífica semblanza, así que que menos que dedicarle estas líneas a una de las 'socialités' más conocidas (y polémicas) de nuestro país.

Pitita nació en el seno de una familia acomodada–su padre era primo del poeta Dionisio Ridruejo–, la infancia y primera juventud de Esperanza Ridruejo, su verdadero nombre, no se diferencian de las de cualquier niña bien: estudia en el colegio de la Asunción de Madrid, en Belmont (Inglaterra) cursa estudios de Literatura inglesa y posteriormente se matricula en la Universidad de Ginebra.

Un novio que no llega a mayores, clases de piano y solfeo, servicio social al lado de Millán Astray... Sin embargo, su plácida existencia se trastocará cuando conozca a Mike Stilianopoulos, un filipino con el que contrae matrimonio el 24 de junio de 1957. Tras una breve estancia en Manila, se instalan en Madrid donde participan de una vida social activa. 

En el año 2002 publica el libro 'Memorias de Pitita' en el que relata sus recuerdos como embajadora 'consorte' en Manila y los episodios con la entonces primera dama de Filipinas, Imelda Marcos.

Entre sus méritos, cabe destacar que Pitita Ridruejo le puso nombre (sin querer, en realidad fue la prensa de la época) al grupo de mujeres de la alta sociedad española de los años 90 que dominaban la esfera social de esos años: 'las pititas'. Desde entonces, cualquier 'pitita' se identifica con Pitita.

En 2013, se destapó como una fervorosa creyente en el mundo de lo paranormal con la presentación de su nuevo libro, 'Las apariciones de la Virgen'. Una demostración, según ella, de que existe "un mundo sobrenatural".

Y desde entonces (o casi desde siempre) cada vez que Pitita habla, sus declaraciones se convierten en noticia (o en trending topic, lo que prefiera). Su última ocurrencia, en el diario 'El Mundo': "Estamos en el Apocalipsis, el Apocalipsis tiene su momento. La gente sabe que esto no es normal. Todas las apariciones que ha habido desde el XIX dicen que no se puede seguir así." Así es la casta Pitita.