'Chloe' está basada en la película francesa de 2003 'Natalie X', protagonizada por Gérard Depardieu, Fanny Ardant y Emmanuelle Beart. Para esta nueva versión, Atom Egoyan ha querido potenciar la carga sexual y psicológica de la historia y sus personajes, centrando a 'Chloe' en los peligros de la fantasía de querer reinventarse a uno mismo.

’Chloe’ se estrena este próximo 26 de noviembre, pero antes te traemos una entrevista con su protagonista, Amanda Seyfried. En la película, Chloe es una bella y joven prostituta de lujo que es contratada por Catherine (Julianne Moore) para poner a prueba a su marido David (Liam Neeson).

Poco a poco, la seducción de Chloe hacia David acaba atrapando a todos los miembros de la familia, incluyendo al hijo de David y Cateherine, Michael (Max Theriot).

Amanda Seyfried interpreta su papel más intenso desde que se diera a conocer con ’Chicas malas’, junto a Lindsay Lohan y después de ser la protagonista de la adaptación al cine de ’Mamma Mía!’.

-¿Cuál fue tu primera impresión cuándo leíste el guión?

- Me quedé pensando ”¡Dios!! Respecto al personaje, nunca había hecho nada parecido anteriormente y me pareció un súper desafío. No pensaba tener las cualidades necesarias para dar vida a Chloe, pero después, durante las castings, leí el guión con alguien que conectaba mucho y pude sacar un montón de lo que tenía dentro. La estructura era de una buena película de principio a fin pero mucho más intensa que los otros guiones que estaba leyendo. Era una situación y una relación que ningún otro actor había desarrollado en ninguna otra película, por lo tanto, fue muy especial. Fue impresionante.

- ¿Crees que este filme reinventa el triángulo amoroso?

Triángulos amorosos ha habido siempre, pero este es totalmente diferente. Este es, sin duda, un triángulo único.

- ¿Cómo describirías a tu personaje?

Chloe es muy hábil en su negocio. Tiene mucha experiencia, pero es muy joven y le han hecho mucho daño. Siempre ha estado sola y nunca se ha enamorado ni ha tenido una buena relación con nadie. Es estremecedoramente vulnerable y hermosa y claramente tiene algunas cualidades muy buenas. Todos estos elementos combinados la convierten en un personaje fascinante y muy difícil de interpretar.

- ¿Qué tipo de indicaciones te dio Atom Egoyan?

- Consideramos las motivaciones de Chloe en la vida, especialmente en ciertas partes de la película, antes de enamorarse y mientras descubre sus sentimientos por Catherine. Son sentimientos muy confusos ya que Catherine es una persona muy maternal pero, al mismo tiempo, muy sensual. Todo es muy difuso para Chloe, pero nace algo dentro de ella que nunca había experimentado antes, con lo que se obsesiona.

Como actriz, te sientes muy realizada al interpretar estos aspectos. Una de las cosas que hacen de Atom Egoyan un maravilloso director es que todo está ya descifrado de antemano. Siempre descubrimos cosas nuevas, pero desde la sólida base de comprensión de la historia que caracteriza a Atom. Probablemente él haya sido el director más singular con el que haya trabajado.

- ¿Cómo contribuíste al aspecto de Chloe?

- Encontrar la imagen de Chloe fue un proceso muy interesante. La diseñadora de vestuario Debra Hanson tenía unas ideas increíbles que no bebían de ninguna otra película. Eso es todo un reto. Teníamos increíbles vestidos de diseño y un enorme abrigo con piel. El aspecto, el pelo... Básicamente creamos un peinado que creo se convertirá en un icono. Y maquillaje, el justo. Chloe no se arregla demasiado, siempre está ideal, es muy sofisticada.

- ¿Cómo evoluciona el personaje en la película?

- La evolución de Chloe siempre está supeditada al punto en el que se encuentra Catherine en cada momento. Cada cosa que hace Catherine afecta a Chloe y hace crecer sus sentimientos. Es la primera vez que Chloe se ve en esta situación, que le paguen por coquetear. Chloe nunca ha podido compartir lo que hace con nadie, por eso todo es muy nuevo para ella. Empieza como una fantasía y, gradualmente, se va intensificando hasta convertirse en una obsesión pasional.

- ¿Crees que Chloe es un personaje de fantasía?

- Creo que es un arma muy poderosa poder darles a los hombres lo que necesitan y luego desaparecer, ser sólo un recuerdo. En parte, Catherine crea a Chloe para tener un sentido más intenso de su propia existencia. Catherine busca algo, y, de repente, encuentra más de lo que se esperaba.

- ¿Cómo fue la experiencia de trabajar con Julianne Moore?

- Hacer una película con ella me ponía muy nerviosa. Era algo que me intimidaba y tener escenas íntimas las dos juntas no es algo nada fácil. Era la primera vez que ambas hacíamos escenas de sexo con otra mujer y estábamos con la risa tonta.

Afortunadamente, todo salió estupendamente. Julianne estuvo increíble. En una semana, estar con ella me resultó muy fácil. Capta la esencia fácilmente, aprendes mucho de ella. Sabe perfectamente lo que quiere, pero al mismo tiempo es muy accesible y no intimida en absoluto. Mas allá de las escenas de sexo, incluso el diálogo es muy erótico… Cuando le cuento las historias, intento sacar lo máximo de Catherine pero yo también reacciono a sus impulsos.

Se percibe cómo se activan los mecanismos en la cabeza de Chloe, pero, debido a lo que estoy haciendo con su marido, el diálogo tenía que ser directo y rotundo, y piensas como... “¿estará excitada? ¿qué hago, paro? ¿he dicho demasiado?” La manera en la que está escrito el diálogo es genial, impresionante. Chloe intenta mantener a Catherine en un lugar donde ella tiene la sartén por el mango, pero a medida que transcurren los hechos ves cómo la posición de poder cambia entre ellas. Es muy intenso.

- ¿Quién es Chloe al final de la película?

- No hay mal alguno en Chloe. Ella vive en un mundo de ilusiones, es una mujer que ha sufrido mucho. Creo que si se la puede catalogar de algo al final de la película, es de santa.