Audrey Tautou asume que le van a preguntar por el personaje que cambió su vida, Amelie Poulain. Y es que, cada vez que viene a nuestro país, esta actriz francesa de expresivos ojos negros y maravillosa sonrisa tiene que hablar, quiera o no, del papel que le convirtió en heroína nacional.

"Fue un regalo. Espero volver a hacer otra película como esa porque, gracias a ’Amelie’, he podido hacer muchos otros filmes", aseguró.

La menuda y delgadísima Tautou hizo un viaje express a España para presentar la comedia romántica ’Un engaño de lujo’, de Pierre Salvadori, historia que llegará a nuestras carteleras el próximo 15 de junio avalada por los 15 millones de dólares que ha hecho en las taquillas galas.

De hada de Montmatre a prostituta de lujo en la glamourosa Costa Azul, de buena chica que quiere hacer felices a los demás a cazafortunas sin escrúpulos en una comedia "pura", género que abordó en uno de sus primeros trabajos, ’Venus, salón de belleza’, que le valió el César a la mejor actriz revelación.

"No sabía si me iba a encontrar a gusto en ese registro porque no lo he hecho mucho. Me gustó y lo pasé muy bien. No tuve mucho tiempo para preparar el papel, pero Salvadori es un excelente director de actores. Además, cuando te ponen esos maravillosos vestidos, te maquillan y te peinan con esmero y te subes a unos tacones impresionantes, pues ya tienes mucho hecho", dijo.

Tatou,
que dio el salto a Hollywood con la publicitada y sobrevalorada ’El código Da Vinci’, se mete esta vez en la piel de una ’femme fatale’ a la caza de multimillonarios que pueden ser su abuelo.

"No es una mala chica, no mata ni roba y, aunque debo ser la única, no la veo como una prostituta, sino como una enfermera a la que, eso sí, pagan con caros regalos. No va de hombre en hombre, busca protección en esos señores mayores que le dan todo lo que quiere. Lo que más me gustó es que estuviera tan lejos de mí, al menos hasta que empieza a ser humana", apuntó.

Tras haber hecho uno de los personajes más famosos del cine francés, participó en ’Una casa de locos’, ’Negocios ocultos’, ’Largo domingo de invierno’, ’Las muñecas rusas’ y ’El código Da Vinci’, experiencia esta última que califició de "extraordinaria, pero muy dura. Yo no me veía haciendo este filme, que es como un ovni. Me dio la posibilidad de trabajar con Julio Medem, "aunque no sé ni una palabra de español", Tautou, tiene pendiente elestreno de la cinta de Claude Berri ’Ensemble, c’est tout’.