La latina de moda en Hollywood no responde a los cánones habituales. Sus curvas no son peligrosas como las de Salma Hayek o Jennifer López, ni tiene el acento de Penélope Cruz. Ella es delicada, con la sangre caliente, apasionada... Eva Longoria encuentra sus raíces en México, donde salieron sus antepasados para asentarse en San Antonio, Texas, ciudad que un día la convertiría en Miss y donde encontraría a Tony Parker, el hombre de su vida.

Eva confiesa que no se parece en nada a su personaje en la serie ’Mujeres desesperadas’, Gabrielle, una mujer egoísta preocupada principalmente por su físico.


PREGUNTA: ¿’Desesperada’ por haberse convertido en uno de los rostros más populares?

Eva Longoria: Al principio me enfrente a esta situación de una forma muy ingenua. Recuerdo que cuando empecé en la serie Marcia Cross me avisó, me dijo: ’prepárate porque tu vida va a cambiar, te van a volver loca en cuanto seas muy conocida’. Yo pensaba que no iba a ser así, al contrario, estaba convencida que nadie me iba a reconocer y Marcia seguía diciéndome: ’Eva no lo entiendes, te van a reconocer lleves o no una gorra y gafas de sol, te van a perseguir’. Y es cierto. Con los fans no hay problema pero las mentiras, los ataques personales y los fotógrafos pueden desesperarte.

P: ¿Es verdad que se llevan tan mal las chicas de la serie?

Eva Longoria: Si fueran hombres no se diría eso. Nosotras somos amigas, todas nos llevamos muy bien.

P: Está considerada como una de las mujeres más atractivas de la televisión.

Eva Longoria: Es algo a lo que no doy mucha importancia. De pequeña me llamaban ’la prieta fea’, porque era muy oscura y delgada y mis hermanas eran claras y rubias. Yo siempre fui el patito feo de la familia. Tuve que recurrir al sentido del humor para dar forma a mi personalidad, no tenía nada más.

P: El patito no sólo se convirtió en cisne, sino que llegó a ser Miss Texas.

Eva Longoria: Jamás le he dado importancia a la belleza y creo que debería porque forma parte de mi profesión. Trabajo cinco días a la semana, llevó una vida saludable y por supuesto quiero mantenerme joven tanto como pueda.

P: Es la latina del momento.

Eva Longoria: Yo voy a seguir aprovechando todo lo que aparezca, reconozco que debo agradecer a todas las actrices latinas que han abierto el camino, a Salma, a Jennifer, a Penélope, ellas nos representan muy bien. Pero en Hollywood sólo trabajan un cinco por ciento de los actores latinos frente a una población que en realidad es el 13 por ciento de Estados Unidos. Creo que los latinos estamos muy mal representados en esta industria. Me gustaría que junto a mi estuvieran triunfando otras cinco actrices latinas

P: Actriz, imagen de productos de belleza y regente de restaurantes ¿Ya llega a todo?

Eva Longoria: Soy mexicana, nacimos para trabajar duro. La única manera de conseguir tantas cosas es manteniendo al día tu lista de prioridades, soy una gran multiusos, me gusta hacer muchas cosas al mismo tiempo. Me aburro mucho si no hago diez cosas a la vez.

P: Abrió dos restaurantes. ¿Es usted una cocinillas?

Eva Longoria: Soy una apasionada. Abrí primero un restaurante en Hollywood y ahora otro en Las Vegas, ambos se llaman ’Beso’. En el menú tengo todas mis recetas, desde la sopa de tortilla hasta el guacamole, todo lo que hago para mis amigos cuando vienen a mi casa está en mi restaurante. A mí me fascina cocinar para Tony, él es francés y disfruta la buena comida y el vino.

P: Se casaron hace tres años y los medios no dejan de cuestionar su matrimonio.

Eva Longoria: Tony y yo estamos viviendo una constante luna de miel. Siento que nos casamos ayer, creo que ya estoy lista para tener hijos que son una bendición en cualquier matrimonio

P: ¿Ha pensado en tener hijos antes de que acabe la serie?

Eva Longoria: En este momento es difícil porque las historias de nuestros personajes están escritas y si me embarazo los guionistas tendrían que rescribir mi papel. Los escritores no quieren más embarazos después del de Marcia, además Tony y yo queremos pasar un tiempo juntos como matrimonio, queremos disfrutarnos el uno al otro antes que un hijo llegue a nuestras vidas.

P: ¿Es usted una buena ama de casa?

Eva Longoria: Ser un ama de casa forma parte de mi naturaleza. Siempre quise casarme, tener hijos, crear una familia. Vivimos en San Antonio y llevamos una vida muy simple

P: ¿Es fácil estar junto a una estrella del baloncesto como es su marido, Tony Parker?

Eva Longoria: No es fácil estar casada con un deportista de elite porque hay que viajar mucho y organizar horarios, pero cuando amas a alguien tanto como nos amamos Tony y yo el matrimonio funciona. A mí no me cuesta viajar a verle jugar, cenar con él y disfrutar a su lado, no me importa estar en un avión toda la noche si puedo llegar a desayunar con él

P: Los dos disfrutan de éxito. ¿Puede llegar a agobiar?

Eva Longoria: El éxito es mucho mejor que el fracaso y nosotros no podemos quejarnos. Tenemos una vida maravillosa. Mi marido es un deportista reconocido y yo soy protagonista de una gran serie de televisión. Estoy muy agradecida al público de ’Mujeres desesperadas’ porque sin ellos no estaría donde estoy.