En España acabamos de asistir al fiinal de “Supervivientes, perdidos en Honduras”, la última entrega de un formato que ya lleva varias ediciones mostrándonos en la pequeña pantalla las “aventuras” de un grupo de famosos de más o menos caché (de Bea “la legionaria” a José Manuel Parada) que pasan hambre, luchan contra los mosquitos, se broncean mucho y se pelean aún más en una isla desierta. Este año, además, han tenido que compartir su protagonismo con un grupo de “anónimos” que, encima, les han ganado la partida del favor del público. Una mezcla entre “1984” y “El señor de las moscas” en tecnicolor, papel couché y emitido en “prime-time”.

Pero ellos no son los únicos, ni mucho menos. El fenómeno "reality" también es un producto que hemos importado de los EEUU, y las estrellas americanas fueron las primeras en mostrar su vida en directo ante millones de ojos. Y ellos que se quejan del acoso incesante de los "paparazzis"...

La última celebrity "made in Hollywood" que se ha subido al barco ha sido Tom Cruise., El actor protagonizará un espacio de telerrealidad junto a su familia para demostrar que ni Katie Holmes tiene el cerebro lavado, ni la cienciología ni el hecho de que su hija Suri lleve tacones y vaya maquillada cuando apenas levanta un metro del suelo los convierten en "raritos" ni en "excéntricos".

Más curioso es el caso del hermano de Julia Roberts, que participará en la cuarta edición de Celebrity Rehab para desengancharse de la marihuana. Eric, de 54 años, tendrá la ocasión de desintoxicarse junto a otras ’estrellas’ del panorama hollywoodiense como Rachel Uchitel, la amante oficial de Tiger Woods; la ’top model’ de los 70 Janice Dickinson, y otras tantas hermanas, madres o amigos de ’celebrities’ más o menos conocidas al otro lado del charco

Ozzy Ousbourne, el pionero

Pero la veda la abrió en 2001 el músico Ozzy Ousbourne, que dejó que las cámaras de la MTV se metieran en su casa y mostraran en "prime time" cómo era su día a día. Tras él, nombres tan dispares como la "playmate" Anna Nicole Smith o el rockero y líder de Kiss Gene Simmons, además de Jessica Simpson, Hulk Hogan, Britney Spears y Kevin Federline, Denise Richards, Pamela Anderson, o David Hasselhoff, han mostrado al mundo cómo viven, qué sienten y, sobre todo, hasta dónde son capaces de llegar por conservar su pequeño reducto de fama.

Uno de nuestros favoritos fue "A simple life", un título que es una declaración de intenciones en toda regla. En 2003, y durante cinco temporadas, Paris Hilton y su amiguísima Nicole Richie se convirtieron en "chicas normales" y aprendieron a hacer las tareas del hogar durante su estancia en un pequeño pueblo de Arkansas. Después, cogieron una camioneta, y condujeron de Miami a Los Ángeles. ¡Y trabajaron por el camino! Adiós al glamour y a su amistad, que fue tan en picado como su audiencia (tuvieron que poner fin a la última temporada antes de tiempo por el descalabro de las cifras de televidentes).

Realities con acento español

Ya en nuestro país, no podemos olvidarnos de "Hotel Glam", con Tamara, Yola Berrocal y Malena Gracia, o el posterior "spin-off" de Pocholo Martínez Bordiú (sí, de los Martínez Bordiú que está pensando usted) con su particular versión de "Un país en la mochila". Además, como recuerda Yolanda Veiga, de Colpisa, se emitieron las dos ediciones de "Gran Hermano VIP", por donde pasaron personajes de la talla de Fabio Testi, Marlene Mourreau, Rody Aragón, King África o Kiko Matamoros; o "El castillo de las mentes prodigiosas", donde Aramis Fuster, la Bruja Lola o Paco Porras competían por demostrar quién tenía más súper-poderes.

En los últimos meses, además de "Supervivientes", la caja tonta patria nos ha dejado espacios como "I love Escasi", donde el jinete y "ex" de Lara Dibildos buscaba novia ante el escrutinio de los espectadores o el muy criticado "Famosos y Mendigos", donde Sofía Mazagatos, Blanca Fernández Ochoa, Miguel Temprano o Álvaro de Marichalar se ponían en la piel de unos "sin techo" para contar ante las cámaras las penurias de la vida en la calle en primera persona.

Todos, a ambos lados del Atlántico, aseguran que que no es por vanidad, sino para demostrar a sus fans que son normales. Eso dicen...