Abandonan billeteras en la calle para poner a prueba la honradez de israelíes

Varios empleados del diario israelí "Yediot Aharonot" dejaron cinco billeteras con cien shékels (23 dólares ó 17 euros) cada una y una nota en su interior con datos de contacto, con el fin de probar la honradez de los habitantes en quince ciudades israelíes. "Una vez abandonamos las billeteras (cinco en cada ciudad), nos sentamos a esperar las llamadas", dijo uno de los empleados del rotativo que participó en el experimento. La prueba en Jerusalén reveló, según el diario, que la ciudad "no parece tan santa", ya que de las cinco billeteras sólo dos fueron devueltas, una de ellas por un nuevo inmigrante mexicano que no hablaba hebreo, explica hoy el diario en su edición electrónica. "Cuando la encontré, vi un policía que no me inspiró confianza y tuve miedo de que él no regresara el dinero a su dueño, así que preferí llamar a mi ´yeshiva´ (escuela de estudios religiosos) para que me ayudaran a leer la nota y contactar al propietario", apuntó. En el Muro de las Lamentaciones los resultados fueron asombrosos si se tiene en cuenta el carácter sagrado de ese sitio que, según la tradición judía, está habitado por la presencia divina: sólo dos de las cinco billeteras fueron devueltas. El experimento también se realizó en la ciudad de Kiriat Shmona, en la frontera con el Líbano y donde tres de las cinco billeteras fueron recogidas por mujeres que nunca devolvieron el dinero. En esta localidad los hombres fueron más honrados, pues llamaron a los números de teléfono y devolvieron los dos monederos restantes al personal del diario. En la ciudad de Netania, al norte, las billeteras fueron arrojadas en el principal centro comercial de la ciudad y se cumplieron los pronósticos pesimistas de los guardias de seguridad: solo una persona llamó a devolver el falso objeto extraviado. En Naharia, ciudad ubicada al norte y a la orilla del mar, fueron devueltos dos monederos, en uno de los casos por un hombre que admitió sin vergüenza: "Sólo fueron cien shékels, pero si hubiera encontrado 10.000 dólares (7.257 euros) no los habría devuelto". En la ciudad de Beer Sheva, al sur, nadie devolvió el dinero y en Sderot, donde suelen caer los cohetes Kasam lanzados desde Gaza por las milicias palestinas, sólo dos personas llamaron para anunciar lo que encontraron. La ciudad de Bnei Brak, cerca de Tel Aviv, se convirtió en la campeona de la honradez israelí: todas las billeteras fueron devueltas. Y no es de extrañar, ya que es habitada en su mayoría por judíos ultra-ortodoxos, que consideran como una obligación y un buen acto devolver al dueño un objeto perdido.