Alicia Alonso lamenta muerte de "inmenso creador" y "filósofo" del ballet

La directora del Ballet Nacional de Cuba, Alicia Alonso, lamentó hoy la muerte del coreógrafo francés Maurice Béjart, fallecido este jueves en Suiza, y afirmó que el arte pierde "uno de los grandes coreógrafos de todas las épocas", en un comunicado divulgado en La Habana. "Con la muerte de Maurice Béjart el arte pierde a un inmenso creador, uno de los grandes coreógrafos de todas las épocas", un artista "de imaginación portentosa", "un filósofo de su arte", indicó la "prima ballerina assoluta" cubana. Más allá de su estética innovadora, agregó Alonso, Béjart "tuvo la inteligencia de comprender y la sensibilidad de amar la tradición clásica". Recordó el entusiasmo y los elogios del coreógrafo hacia el ballet "Giselle", paradigma del romanticismo, y reprodujo un mensaje de Béjart, fechado en 1970, en el que le el coreógrafo francés "decía soñar con las grandes figuras míticas del pasado, que tanto le hubiera gustado ver bailar". "Es notable que un vanguardista como él tuviera esa sensibilidad, esa cultura", apuntó la fundadora de la escuela cubana de ballet. Alonso, de 87 años, aseguró que en Béjart tuvo "a un admirador y amigo muy querido", mientras que el ballet cubano encontró en él "a un entusiasta valedor". "Nos visitó en Cuba, dio a nuestra Compañía algunos de sus ballets y nunca nos faltaron sus mensajes, su aliento. Creo que las huellas de este creador permanecerán por siempre en el arte de la danza", concluyó. Maurice Béjart, fallecido a los 80 años en un hospital de Lausana (Suiza), fue un innovador de su arte, y entre sus más de 200 coreografías existen obras simbólicas de la danza en el siglo XX como "El pájaro de fuego" y "La consagración de la primavera".