Argentina y francés recorren América de luna de miel en camioneta de 1982

La argentina Iris Köchig y el francés Frank Thibaud están a punto de concluir una original luna de miel a bordo de una furgoneta de 27 años de antigüedad con la que están cruzando el continente americano en una travesía que les ha costado varios sustos, desde asaltos hasta graves averías. Ningún viaje por tierra que signifique cruzar una frontera es fácil, y menos cuando se trata de atravesar por carretera América Latina hasta alcanzar las luces de la ciudad de Nueva York, en Estados Unidos, destino final del matrimonio. Köchig y Thibaud salieron el pasado 26 de marzo de Buenos Aires al volante de "la combi del amor", como han bautizado a la furgoneta Volkswagen modelo 1982 verde con la que han llegado ya a la ciudad mexicana de Guadalajara, según explicaron en declaraciones a Efe. En esa localidad del occidente mexicano fueron premiados el pasado fin de semana al final de un curioso festival llamado Vochorama 2009, de homenaje a los vehículos clásicos de la marca alemana. Un premio simbólico pero más que merecido, pues la pareja estuvo a punto de perder el vehículo cuando se incendió el motor en Brasil. Aunque ese no fue el mayor sobresalto, ya que los jóvenes fueron atracados en Venezuela y acosados en varios controles policiales en Centroamérica. La historia del viaje comenzó incluso antes de su boda, celebrada el 14 de febrero de 2009, cuando en enero adquirieron por unos 3.500 dólares (2.300 euros) la emblemática camioneta, uno de los pocos prototipos ensamblados en Argentina, pues la mayoría de estos automóviles eran fabricados en Alemania, Brasil o México. Entonces decidieron dejarlo todo para empezar de nuevo. Iris, de 24 años, era profesora de matemáticas, y Frank, de 25, un licenciado en Antropología que acababa de concluir en Buenos Aires una maestría y trabajaba como consultor. Los jóvenes abandonaron Argentina con alrededor de 10.000 dólares (6.600 euros) que juntaron el día de su boda, pero los frecuentes fallos mecánicas del vehículo los dejaron muy pronto sin blanca. Ahora venden postales y calcomanías con aportaciones económicas que pueden ser desde cinco pesos hasta un tanque lleno de gasolina. Por medio de un blog que con el tiempo se convirtió en una página completa de internet (www.amerikando.com) contactan con personas de otras latitudes que les ofrecen lugares a donde llegar, como sucedió con los organizadores de Vochorama 2009. Tras recorrer Uruguay, Brasil, Ecuador, Venezuela, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala, su plan era llegar a Nueva York en vísperas de Navidad, pero ahora, tras conocer México, piensan prolongar su estancia en el país. Una vez en Nueva York, enviarán el vehículo a Europa en un transbordador y volarán en avión a Francia, donde vive la familia de Frank.