Arquitecta Carmen Malvar afirma que saber escuchar es clave para el éxito

La arquitecta española Carmen Malvar, a cargo de importantes proyectos en Europa y EEUU, considera que escuchar y ver al cliente como un ser humano es clave en el éxito en una carrera dominada por los hombres.

"Creo que el instinto, que las mujeres lo tenemos más desarrollado, ayuda mucho a ver a la persona más allá del negocio, como un ser humano", afirmó a Efe Malvar, coincidiendo con la celebración hoy del Día Internacional de la Mujer.

Esta mujer de hablar pausado, y que con esfuerzo y dedicación ha logrado hacerse un nombre en este competitivo mundo de la arquitectura y diseño de espacios comerciales, añadió al respecto que su madre "siempre me dijo que, por encima de todo, escuchara a la gente y así es como intento educar a mi hija".

El nombre de Malvar está detrás de importantes proyectos de diferentes lugares del mundo, desde espacios comerciales para las cadenas de ropa Zara y Mango, hasta la decoración de barcos y aviones privados, pasando por incursiones en el mundo de la moda junto al diseñador malagueño David Delfín.

Aunque su hogar está en Nueva York, a donde llegó hace 15 años, su cargada agenda de trabajo le lleva a vivir prácticamente entre aviones para cumplir con sus compromisos profesionales, que incluyen también conferencias, encargos como asesora de imagen, y la dirección de maestrías en diseño de espacios comerciales en universidades en Nueva York, Barcelona, y Londres.

"Ha sido difícil, primero por el idioma y la cultura. Cuando vienes de otra cultura cuesta mucho darte a conocer y que te respeten. Este ha sido, y es, un mundo de hombres, aunque ha cambiado un poco", afirmó la arquitecta nacida en Pontevedra en su despacho en Manhattan.

Como cualquier inmigrante tuvo que sobrepasar la barrera del idioma y adaptarse a otra cultura para llegar donde está, lo que, según explicó, logró "poco a poco, trabajando como una hormiguita".

"Soy muy tímida y me ha costado mucho. Pero, es un lugar (EEUU) donde se te valora a medida que vas haciendo un trabajo, independientemente de dónde vienes o de parte de quién vienes. He podido hacer un hueco en una profesión que ha sido siempre históricamente un trabajo para hombres", señaló con satisfacción.

Malvar no olvida a quien considera su mentora en sus inicios en Nueva York, la diseñadora Naomi Leff, junto a la que realizó algunos de los más importantes proyectos de su carrera, mientras aún estudiaba arquitectura en la neoyorquina Universidad Pratt. Esta relación de trabajo se convirtió luego en una estrecha amistad.

En esa época, Malvar trabajó en el diseño de espacios comerciales para tiendas de Helena Rubinstein y Ralph Lauren, entre otros.

"Trabajé tres años para Naomi Leff, una mujer muy importante para mi, que me enseñó todo. Fue una experiencia con clientes muy grandes de la talla de Tom Cruise, Nicole Kidman, y Steven Spielberg. Fue un entrenamiento que me ha servido hasta el día de hoy", afirmó Malvar, quien por un espacio breve de tiempo regresó a España, aunque luego volvió a la Gran Manzana.

El trabajó que realizó en su país para Inditex, propietaria de la cadena de tiendas Zara, fue un elemento importante para que otras reconocidas firmas europeas buscaran sus servicios en Nueva York, como las españolas Tous, y Mango, que la contrataron para su tienda en el popular barrio de SoHo.

De acuerdo con Malvar, incorporar y mantener el diseño de esas cadenas que vienen del mercado europeo al de EEUU "es nuestra tarea, es servir de colador entre las dos culturas".

"Creo que el mensaje visual está más saturado acá. Hay que ser más certero y sicólogo que en Europa, donde el espacio, el reposo y el tiempo es más valorado", afirmó la arquitecta.

Añadió que "aquí todo es más inmediato y creo que en ese cambio está la llave para poder realizar un espacio (comercial) o evento, que hacemos muchos, para que sea impactante, lleve un mensaje directo y sea muy concreto".

La española considera que otra de las claves del éxito está precisamente "en fusionar la cultura latinoamericana, la europea, que es la que mas conozco, y la estadounidense. Hay que hilar muy fino y saber hacer un buen cóctel".

Entre sus próximos proyectos -agenda que está llena hasta junio- está una feria de diseño de muebles que se realizará en Nueva York en mayo, en la que participará la comunidad española de Valencia y para la que espera contar con el también exitoso arquitecto español Santiago Calatrava.